Las Vegas, Nevada. De ser la capital mundial del juego, por estos días Las Vegas se ha se ha transformado en un destacado sitio para las tecnologías de la  información (TI). Más de 6.000 asistentes se dan cita en el IBM Impact 2010, un encuentro donde el segundo mayor fabricante mundial de software reúne a sus socios y clientes para mostrar los últimos avances y las buena prácticas en materia software de gestión empresarial.

El evento, que finaliza este jueves, no escapa a la atmósfera lúdica que se respira en cada rincón de Las Vegas, con sus calles plagadas de casinos y luces por doquier. Con tres pantallas gigantes y una puesta en escena que cualquier artista de la canción envidiaría, el lujoso hotel Venetia -construido como una réplica en miniatura de la famosa ciudad italiana- congrega a los ejecutivos y clientes de la firma. Para no ser menos a cualquier otro espectáculo de Las Vegas, cada intervención es seguida por una rutina del comediante Frank Caliendo, el famoso imitador de los ex presidentes estadounidenses George W. Bush y Bill Clinton.

Y cuando Steve Mills, el vicepresidente senior de IBM, sale a escena, la audiencia virtualmente desfallece. Mills es considerado uno de los personajes clave en la estrategia adoptada hace un par de años por la compañía, orientarse a las soluciones para las grandes empresas, por lo que es respetado ampliamente por los ejecutivos y empleados de la firma... Y es recibido como una verdadera estrella.

Mills puso sobre la mesa la importancia de la arquitectura orientada a los servicios (SOA, por sus siglas en ingles), una herramientas tecnológica que permite a las empresas mejorar su eficiencia y ahorrar costos. La meta, dice Mills, es contar con un planeta más inteligente, un concepto con el que IBM busca convencer de que las tecnologías ya no sólo cambiarán los negocios, sino que también al mundo. Y, en ese marco de optimismo, asegura que el gran desafío de la firma es continuar construyendo las bases sólidas para avanzar en la consolidación del SOA.

El SOA busca, en el fondo, la optimización de los procesos del negocio, explica Diego Segre, ejecutivo de IBM para América Latina. "La idea es generar infraestructuras ágiles que ayuden al negocio a reaccionar más rápidamente a las oportunidades y las amenazas para adaptar sus procesos. Y, a la vez, optimizar esos procesos, para hacerlos más rentables", detalla.

La conferencia, que contará con testimonios de clientes, presentaciones, talleres y demostraciones de productos, busca transformarse en el mayor evento mundial para satisfacer la creciente demanda de las empresas de un foro educativo, en torno a la agilidad de los negocios.

Desde América Latina se expondrán los casos de la Bolsa de Comercio de Santiago de Chile, la filial colombiana de la cadena minorista Easy y el del banco HSBC Brasil, como ejemplos de buenas prácticas en materia de gestión de negocios y optimización de procesos.

Negocios ágiles. En la cita también se adelantan datos del estudio "Una nueva forma de trabajo: Análisis de los líderes mundiales", del Instituto for Business Value de IBM (IBV), realizado a 275 ejecutivos a nivel global. Según el informe, las empresas que más sobresalen en sus industrias son las que han desarrollado procesos y prácticas que las ayudan a ser más dinámicas, a realizar un trabajo colaborativo y a estar conectadas.

De acuerdo a la encuesta, los líderes de las empresas tienen dos veces más probabilidades de haber usado la planificación y la automatización para comprender y mejorar sus procesos de negocio, y cuentan con tres veces más probabilidades de utilizar los espacios de trabajo colaborativo.

Estos hallazgos demuestran que los procesos de negocios son esenciales para permitir la realización puntual de cualquier tarea, desde las admisiones de un hospital hasta la distribución de productos, pago de facturas y procesamiento de reclamaciones, destacan en IBM.