La Habana. Cuba intentará reanimar su deprimido turismo de crucero con la apertura este viernes de una nueva línea regular que toca varios puertos del Caribe, incluido La Habana, un destino vedado desde hace años debido a las sanciones económicas de Estados Unidos.

El buque Gemini, de la compañía española Happy Cruises, atracó en el puerto de La Habana con más de 200 pasajeros de 11 países, después de cuatro años de contracción del negocio tras la retirada de empresas de España y Alemania.

El turismo es una de las principales fuentes de ingresos de divisas en Cuba. Los 2,4 millones de turistas llegados en el 2009 inyectaron unos US$2.000 millones a la frágil economía de la isla.

"La operación de cruceros en Cuba ha estado extremadamente limitada por las leyes del bloqueo (embargo) norteamericano y prácticamente no se lograba una operación regular estable de cruceros", dijo Lester Oliva, presidente de la empresa Cubatur, dedicada a viajes y eventos.

El turismo es una de las principales fuentes de ingresos de divisas en Cuba. Los 2,4 millones de turistas llegados en el 2009 inyectaron unos US$2.000 millones a la frágil economía de la isla.

Gemini saldrá todas las semanas desde La Habana y realizará un trayecto de ocho días que lo llevará a Cancún, y Cozumel; en México, Gran Cayman, Isla Paraíso; en la Isla de la Juventud, y concluirá su ruta nuevamente en la capital cubana.

Pullmantur, de España, fue la última compañía que atracaba regularmente en La Habana desde el 2006 hasta que decidió cerrar sus operaciones en Cuba tras ser absorbida por la estadounidense Royal Caribbean Cruise.

Washington aplica al gobierno de La Habana un embargo de casi medio siglo que incluye sanciones a los buques estadounidenses que toquen puertos cubanos e impide que sus turistas viajen libremente a la isla.

A mediados del 2005, el entonces presidente Fidel Castro criticó este tipo de turismo, pues calificó a los cruceros como "hoteles flotantes, restaurantes flotantes, teatros flotantes, diversión flotante" que "visitan los países para dejarles la basura, las latas vacías y los papeles por unos cuantos miserables centavos".

"La operación con Gemini debe aportar aproximadamente una rotación semanal de unos 800 pasajeros, entre los que abordan en La Habana y lo que lo hacen en Cozumel, México, el otro puerto madre de Happy Cruises", dijo Oliva a periodistas al recibir al buque.

Cuba reportó un considerable descenso en el turismo de crucero en el 2007 poco después del retiro de Pullmantur, con sólo 11.000 visitantes, en comparación con los más de 100.000 registrados en el 2005, según cifras oficiales.

"Se asume que pueda progresivamente ir incrementándose con la presencia de compañías sobre todo europeas, que van mostrando un gran interés", dijo el funcionario al anunciar que una compañía británica de crucero comenzará a operar en el primer trimestre del 2011.