La Habana. Cuba incrementará hasta cinco veces el tamaño de las parcelas de tierras arrendadas a los campesinos privados, dijo este miércoles un funcionario de Agricultura de la isla a la radio estatal, en medio de una batalla por revertir la crisis en el sector.

Bajo las nuevas regulaciones que serían aprobadas este año, los productores podrán arrendar hasta 165 acres (67 hectáreas), frente al máximo permitido hasta ahora de 33 acres (13 hectáreas), informó William Morales Hernández, responsable de agricultura en la oriental provincia de Santiago de Cuba.

"Las personas o usufructuarios que realmente han demostrado que pueden producir podrán aumentar su territorio hasta cinco caballerías (165 hectáreas)", dijo Morales.

Una caballería es una medida antigua de medida de la tierra que todavía se utiliza en Cuba y es equivalente a 33 acres.

El Estado cubano es propietario de más del 70% de la tierra cultivable de la isla, de las que el 50% están ociosas, y el resto produce menos que el sector privado.

Un experto agrícola local dijo que los productores privados cosechan en la actualidad el 57% de los alimentos en sólo el 24% de la tierra.

El presidente cubano, Raúl Castro, ha implementado un plan que busca incrementar la producción de alimentos, un asunto que ha considerado una prioridad desde que reemplazó a su hermano Fidel Castro en el 2008, pero con pobres resultados.

En una de las principales reformas, el gobierno ha entregado en usufructo desde el 2008 unas cuatro millones de acres (1,6 millones de hectáreas) de tierra a 143.000 campesinos y aspirantes a hacerla producir, pero los campesinos se han quejado de que la poca cantidad de tierras y otras restricciones que obstaculizan la producción.

Los campesinos catalogan como pasos positivos el otorgamiento de mayores parcelas de tierra, así como recientes medidas adoptadas que facilitan la contratación de empleados.

"Esto es especial. Deberían repartir todas las que están ociosas", dijo por teléfono a Roberto Hernández, un campesino de la central provincia de Camagüey que arrendó 33 acres (13 hectáreas) en el 2009.

"Ahora no producen nada, cuando lo que hace falta es que produzcan viandas, frijoles, arroz, leche, lo que sea", agregó.

El campesino Jorge Echemendía, de la central provincia de Camagüey, estuvo de acuerdo.

"Eso es lo que hay que acabar de hacer y no esperar más. Yo no sé cómo lo hacen, pero cuando le das la tierra a la gente, la limpian aunque sea con las uñas y las ponen a producir", dijo.

Castro también descentralizó la toma de decisiones en el sector agrícola, incrementó el precio que paga el Estado por los productos, está vendiendo insumos y artículos para la producción y prometió más libertad para cosechar y vender.

La producción agrícola en la isla creció 6,1% hasta junio, en comparación con igual período del 2010.