Puerto España. Cuba ofreció este jueves garantías públicas sobre la seguridad de sus planes para desarrollar campos petroleros frente a sus costas, de cara a las preocupaciones de Estados Unidos sobre la capacidad de la isla de gobierno comunista para manejar un derrame de crudo.

Cuando Cuba está lista para iniciar la exploración de crudo a gran escala en sus aguas del Golfo de México más adelante este año, algunos líderes políticos de Florida han instado al presidente de Estados Unidos, Barack Obama, para que encuentre una forma de detener los planes, ya que están preocupados del posible impacto ambiental en el estado de cualquier accidente.

Funcionarios cubanos buscaron destacar sus precauciones normativas durante una conferencia de seguridad petrolera realizada en Trinidad y Tobago, ofreciendo una inusual discusión pública fuera de Cuba sobre sus proyectos energéticos.

"Para nosotros, el principal objetivo es evitar que ocurran estos grandes accidentes", dijo Fidel Ilizástigui Pérez, de la Oficina de Regulación Ambiental y Seguridad Nuclear de Cuba.

"Las compañías deben demostrar que cumplen todos los criterios internacionales", dijo en la conferencia en Puerto España.

Ilizástigui Pérez dijo que funcionarios cubanos han estudiado y ya han implementado prácticas de seguridad en la industria petrolera utilizadas en el Reino Unido y otras incorporadas desde Estados Unidos.

"Necesitamos pensar en cómo prevenir que estos accidentes ocurran y la cultura de la seguridad nos guiará", dijo.

Estados Unidos está preocupado por la capacidad de Cuba de garantizar que sus perforaciones costa afuera tendrán una mayor seguridad después del derrame de crudo de BP del año pasado en el Golfo de México. Una mala supervisión del Gobierno de Estados Unidos fue considerada como el principal motivo del desastre.

Lo que complica cualquier respuesta de Cuba a un derrame de crudo es el embargo comercial impuesto hace casi cincuenta años por Estados Unidos. Las compañías petroleras estadounidenses tienen parte del equipamiento y tecnologías más modernas del mundo para lidiar con un derrame, pero tienen restricciones para hacer negocios con la isla.

Cuba, ubicada a sólo 145 kilómetros de Floria, espera que el proyecto petrolero dé nueva vida a su alicaída economía.

El proyecto de Cuba es liderado por la compañía petrolera española Repsol-YPF, que se espera que lleve a la isla una plataforma de perforación construida en China más adelante este año.

Repsol, en sociedad con Statoil de Noruega y ONGC de India, planea perforar al menos un pozo frente a las costas de Cuba, luego pasar la plataforma a la compañía petrolera estatal malasia Petronas.