Cuba anunció el viernes un aumento de entre un 15% y 284% de las tarifas eléctricas para un pequeño grupo de grandes consumidores residenciales, en otra medida del presidente Raúl Castro para eliminar subsidios.

Según la empresa estatal Unión Eléctrica, el primer aumento de tarifas en cinco años afectará a un 5,6% de los hogares cubanos que consumen más de 300 kilovatios (kWh) por hora.

Un comunicado publicado por el diario oficial Granma dijo que las nuevas tarifas reflejan un incremento del precio del petróleo "lo que ha provocado un crecimiento considerable en los costos de electricidad y en consecuencia un aumento de los subsidios del Estado".

Cuba está inmersa en un proceso de transformaciones económicas para reducir el costo del Estado, que incluye la eliminación de 500.000 empleos públicos excedentes en los próximos seis meses.

A partir de la segunda mitad de noviembre, quienes consuman más de 300 kWh pagarán un 15% más.

La Unión Eléctrica publicó en Granma una tabla escalonada que contempla un aumento máximo de 285% para quienes consuman más de 5.000 kWh. La empresa dijo que el Estado continuará subsidiando parcialmente el consumo eléctrico.

Una familia en Cuba gasta como promedio unos 200 pesos mensuales de electricidad, alrededor de unos US$8.30.

El aumento de las tarifas eléctricas llega en momentos en que Cuba se dispone a triplicar el pequeño sector privado, autorizando negocios como las peluquerías, talleres mecánicos, cafeterías y alquiler de casas.

La Unión Eléctrica dijo que Cuba destina más de un 50% de su combustible a generar electricidad y consume 160.000 barriles diarios de petróleo y derivados, más de la mitad importado de su aliado Venezuela en condiciones preferenciales de financiamiento