La Habana. Autoridades cubanas están investigando a la empresa canadiense Tri-Star Caribbean, una de las compañías comerciales más conocidas en la isla, dijeron esta semana fuentes extranjeras y diplomáticas.

La causa de la investigación no está clara, pero parece ser el último caso de soborno a importaciones cubanas, dijeron las fuentes.

El presidente de la firma, Sarkis Yacoubian, fue detenido a mediados de julio para ser interrogado y desde entonces están siendo investigadas entre 50 y 60 personas, principalmente personal vinculado a ventas, compradores estatales y funcionarios que han sido cuestionados y en algunos casos encarcelados.

El mandatario cubano, Raúl Castro, sostiene una batalla contra la corrupción como una prioridad de su gobierno desde que reemplazó en la presidencia a su hermano Fidel en el 2008, y en el último año han sido acusados una serie de funcionarios y empresarios extranjeros en la isla en casos de corrupción.

Tri-Star Caribbean hace negocios con una amplia gama de ministerios y empresas estatales -de turismo, transporte, construcción, industria básica vinculada al níquel, petróleo y salud pública.

La firma canadiense posee una de las más grandes empresas de comercio exterior en La Habana y ha vendido cientos de millones de dólares en equipamiento de transporte, construcción y otros, así como maquinarias a Cuba desde 1996.

"Debido al embargo de Estados Unidos y nuestros estrechos vínculos con Estados Unidos la mayoría de las empresas se muestran reacias a hacer negocios directamente con Cuba", dijo un empresario canadiense que no quiso ser identificado.

"Así los cubanos buscan las empresas comerciales que hacen las compras usando compañías de otros países que venden artículos a Cuba y muchas veces en ese proceso se encuentran miembros de la seguridad de Cuba que se encargan en parte de burlar las sanciones de Estados Unidos", dijo el empresario.

Un diplomático occidental dijo que la investigación era inusual debido a que la están llevando a cabo los servicios de la seguridad del Estado, no la Fiscalía.

El presidente Castro, un general que dirigió el Ministerio de las Fuerzas Armadas durante 49 años, ha tomado medidas enérgicas contra la corrupción como parte de sus esfuerzos para reactivar la frágil economía del país.

Castro ha colocado a militares en principales puestos políticos en el país, ministerios y empresas de exportación e importación. En el 2009 creó la Contraloría General de la República bajo la supervisión del Consejo de Estado.

Una fuente cercana al caso dijo que la Contraloría General está trabajando en el caso "que significa que un pez grande puede ser atrapado en la red".

Castro ha emprendido una ofensiva anticorrupción de alto nivel destapando casos en la aviación civil, los habanos y la industria del níquel, así como en dos ministerios y un Gobierno provincial.

Una investigación sobre el sector de las comunicaciones está en curso. El caso de Tri-Star se revela pocos meses después de que dos empresarios chilenos, uno de ellos ex amigo de Fidel Castro, Max Marambio, fueran acusados y condenados en ausencia a largas condenas. Pero ellos no irían a la cárcel si no regresan a Cuba.