La Habana. El gobierno del presidente cubano Raúl Castro permitirá a partir de diciembre a productores agrícolas vender directamente al sector del turismo, dijo este lunes un medio local, en lo que sería la más reciente reforma de la isla para impulsar el sistema socialista con mayor apertura.

El periódico oficial Granma dijo que la medida busca mejorar la calidad y variedad de los alimentos para el turismo, un sector vital en la isla por ser una de las principales fuentes de entrada de divisas en un país con problemas de liquidez.

"Con el propósito de autorizar que las diferentes formas productivas del país (...) puedan vender productos agrícolas no industrializados, arroz consumo y carbón vegetal directamente a las entidades turísticas sin necesidad de comercializarlos a través de una empresa estatal, el próximo primero de diciembre entrarán en vigor las disposiciones legales correspondientes", dijo Granma.

La medida es parte de un plan de más de 300 reformas implementadas por Castro este año, con las que su gobierno aspira a mejorar la dilapidada economía y modernizar el país.

En el pasado, medios locales han informado sobre la pérdida de cosechas debido a problemas de transporte y comercialización en el sector, un mecanismo que por décadas estuvo en manos del Estado.

Granma dijo que la nueva resolución no sustituye al antiguo mecanismo sino que "es una opción adicional con el fin de alcanzar mayor dinamismo, variedad y calidad en el suministro de estos productos al turismo, reducir los gastos de transportación y las mermas".

El turismo es una de las fuentes más importantes de entrada de divisas en la isla, que espera este año la llegada de 2,7 millones de visitantes extranjeros. La falta de calidad en las ofertas de alimentos es una de las razones citadas por algunos turistas que vienen una vez pero no repiten.

La modificación ocurre poco después de que el Gobierno cubano autorizara la venta y compra de autos y casas, dos mercados prohibidos por décadas y que ha sido aplaudida dentro de la isla.

Castro, que reemplazó en la presidencia de la isla a su hermano Fidel en 2008, ha tomado medidas para revivir la moribunda economía. Desde entonces emprendió un plan en el sector agrícola, que incluye la descentralización en la toma de decisiones y que su Estado paga más por los productos.

También ha prometido variar los mecanismos de distribución.