La Habana. Cuba rechazó este jueves los intentos de un pequeño grupo de legisladores de Estados Unidos de impedir el inicio de los vuelos regulares entre los dos países por motivos de seguridad, remarcando su cooperación con Washington en el tema.

Ambos países acordaron el año pasado el restablecimiento de los vuelos comerciales regulares tras más de medio siglo como parte del proceso de normalización de las relaciones bilaterales.

Washington dio su aprobación para que varias aerolíneas estadounidenses comenzaran los vuelos comerciales entre los países.

Pero un grupo de legisladores, principalmente republicanos, han mostrado preocupación por la seguridad en los aeropuertos de la isla y propusieron una ley que prohibiría el inicio de los vuelos regulares hasta que se aborden esos temores.

Funcionarios de la TSA dijeron en mayo ante una subcomisión de seguridad de transporte en la Cámara de Representantes que habían tenido una "buena relación profesional" con el IACC durante años y que la institución había sido receptiva a todas sus propuestas.

Los legisladores introdujeron el proyecto la semana pasada, a pesar de las garantías de la Administración de Seguridad en el Transporte (TSA, por su sigla en inglés) de Estados Unidos.

"Nuestros aeropuertos son seguros, y no porque lo digamos nosotros, sino porque lo han expresado los propios especialistas de la TSA", dijo el jefe de Seguridad del Instituto de Aeronaútica Civil de Cuba (IACC), Armando Garbalosa, en una entrevista con el sitio web estatal Cubadebate.

Funcionarios de la TSA dijeron en mayo ante una subcomisión de seguridad de transporte en la Cámara de Representantes que habían tenido una "buena relación profesional" con el IACC durante años y que la institución había sido receptiva a todas sus propuestas.

El presidente de la subcomisión de la Cámara, John Katko, se quejó de no tener respuestas a algunas preguntas y de que Cuba le había negado a él y a otros miembros del cuerpo una visa para examinar los aeropuertos de la isla.

Como resultado presentó el proyecto de ley, que prohibiría los vuelos hasta que los aeropuertos cubanos sean certificados por la TSA.

No parece que la medida pueda avanzar en el Congreso ya que no se ha fijado una fecha de votación en la Cámara y no tendría apoyo suficiente para ser aprobada en el Senado.

Cubadebate sugirió que los legisladores están tratando de obstaculizar el viaje de estadounidenses a Cuba.

La cifra de estadounidenses que llegan a la isla se ha disparado hasta un 83,9% en el primer semestre de 2016 desde que los presidentes Raúl Castro y Barack Obama anunciaron una distensión en las relaciones hace un año y medio, pese a la prohibición sobre el turismo en general.