La Habana. Cuba reconoce deficiencias en el proceso de entregas de tierras sin cultivos en régimen de usufructo, manifestando la lentitud en gestiones como la de declarar ociosas los terrenos para que entren a formar parte del programa gubernamental cubano que pretende, desde hace unos años atrás, promover la agricultura y mejorar la producción de alimentos.

Así lo admiten a través del diario oficialista Granma, que difunde la información de los datos entregados por el Centro Nacional de Control de la Tierra de Cuba, agregando que de todas las entregas de tierras que se han concretado hace dos años atrás, el 40% de ellas aún se mantienen ociosas.

Según se consigna en Infobae, las fuentes oficiales que menciona el periódico cubano explican que también “hay retrasos injustificados para ubicar las tierras a los solicitantes y existen demoras en completar los expedientes para facilitar las tareas”.

La burocracia del aparato estatal atenta contra el plan que el gobierno de Raúl Castro estableció como seguridad nacional, después del gran flujo de importación de alimentos que tiene el país caribeño llegando al 80% del consumo a nivel nacional.

Por ello, el ejecutivo intenta revertir la situación con las entregas de tierras intentando poner a trabajar todos los terrenos estatales desperdiciados.