La Habana. Después de más de medio siglo de separación, Cuba y Estados Unidos reanudaron el servicio telefónico directo, con la posibilidad de que se amplíe a otras áreas de las comunicaciones.

"Se ha establecido una interconexión directa entre Estados Unidos y Cuba, inicialmente para el servicio de llamadas internacionales de voz", dijo un reciente anuncio de la estatal Empresa Telefónica de Cuba S.A. (ETECSA) que dejó la puerta abierta a la ampliación a otras modalidades de las comunicaciones.

Debido al bloqueo impuesto a la isla por Washington a inicios de 1962, las llamadas telefónicas entre ambas naciones se realizaban a través de terceros países, lo que elevaba los costos y atentaba contra la calidad de la conexión.

El acuerdo fue firmado por ETECSA con la compañía IDT, que tiene con sede en Newark, Nueva Jersey, y es considerada como el mayor proveedor estadounidense de llamadas internacionales en el mundo, según su sitio web.

"El restablecimiento de las comunicaciones directas entre Estados Unidos y Cuba contribuye a ofrecer mayores facilidades y mejor calidad en las comunicaciones entre los pueblos de ambas naciones", subrayó el comunicado de ETECSA.

En Estados Unidos, en especial en el estado de La Florida, residen casi dos millones de cubanos y sus descendientes, personas que llaman con frecuencia a sus familiares en la isla.

Al anunciar el 17 de diciembre último una nueva política hacia Cuba, el presidente estadounidense Barack Obama incluyó las telecomunicaciones, y especialmente los servicios de Internet, como un sector en el que las compañías norteamericanas pueden negociar con la isla desde ese mismo día.

La próxima semana debe llegar a La Habana el coordinador de comunicaciones internacionales e información del Buró de Asuntos Económicos y Empresariales del Departamento de Estado, Daniel Sepúlveda, para continuar hablando de telecomunicaciones con las autoridades cubanas.

Netflix, empresa norteamericana que ofrece filmes, documentales y series en red, abrió su servicio hacia la isla sin previa negociación con la contraparte, pero su empleo es aún casi imposible en Cuba.

En primer lugar, la conexión a Internet en Cuba es sumamente lenta y limitada y por otro lado los cubanos no operan con las tarjetas de crédito estadounidenses requeridas para pagar ese servicio, que además es costoso para el poder adquisitivo en la isla.

Otra compañía norteamericana, Amazon.com Inc, el mayor minorista en línea de Estados Unidos, al parecer está estudiando la posibilidad de establecer un servicio hacia Cuba, aunque aún no está disponible.

Esta semana, diplomáticos de Cuba y Estados Unidos volvieron a la mesa de diálogo en La Habana en la tercera ronda de conversaciones para restablecer las relaciones diplomáticas entre los dos países, rotas por Washington en enero de 1961.

Nuevamente, las delegaciones estuvieron presididas por la directora general de Estados Unidos del ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba, Josefina Vidal, y la secretaria asistente para los Asuntos del Hemisferio Occidental del Departamento de Estado norteamericano, Roberta Jacobson.

A diferencia de las dos ocasiones anteriores, en esta ronda hubo un hermetismo total y ninguna de las partes hizo declaraciones a la prensa, aunque un comunicado previa de la cancillería cubana dijo que intercambiarían "sobre temas relacionados con el proceso de restablecimiento de las relaciones diplomáticas".

Hasta ahora, cuando han transcurrido tres rondas de negociaciones, las dos partes han coincidido en el ambiente respetuoso y constructivo del diálogo aunque no se han anunciado avances sensibles, más allá de las propias conversaciones.

La primera ronda de diálogo bilateral tuvo lugar en la capital cubana, el 22 de enero pasado, y la segunda el 27 de febrero, en Washington.

Aún queda por definir la fecha exacta y el formato de un diálogo específico sobre derechos humanos, propuesto por Cuba y aceptado por Estados Unidos, previsto de manera tentativa para fines de este mes.