Sao Paulo. Si no se crea ninguna política energética que pueda revertir la situación, de aquí a 2015 las empresas brasileñas tendrán que enfrentar el aumento de 19% en el precio de la luz y los consumidores residenciales de 8%.

Los datos fueron entregados por la consultora Andrade&Canellas, quien realizó un estudio a pedido de las asociaciones Abrace (grandes consumidores) Abal (aluminio), IABr (acero) y Abrafe (hierro) y los calculos fueron hechos en base a una serie de factores y presmisas, entre ellas el costo de la energía dentro de la porción de la tarifa(que incluye impuestos, tasas y transmisión), dijo el Abrazo de la consultora,Fernando Umbría, según consigna Estadao.

A partir de 2015, el inicio de las operaciones de las hidroeléctricas Belo monte y Tele Piras ayudarán a reducir ese impacto. Pero para ahora, los representantes creen que la gran esperanza para reducir esos costos está en el fin de los contratos para la energía vieja, a partir de 2013.

Hoy los 19,4 mil megavatios están contratados por cerca de 89 reales (US$53,9) y el mercado cree que es posible reducirlo a 50 o 60 reales. Pero para refrescar las tarifas, el gobierno necesita decidir qué hacer con los contratos de las concesiones de generadoras, distribuidoras y trasmisoras que vencen en 2015.