Fráncfort, Alemania. El fabricante automovilístico alemán Daimler apuesta por los nuevos modelos de su ofensiva de producto en Mercedes-Benz para ganar nuevos clientes y nuevos mercados.

El presidente de Daimler, Dieter Zetsche, dijo este miércoles en la junta general de accionistas que la compañía celebra en Berlín que "queremos ganar nuevos clientes en la medida que explotamos nuevos segmentos para Mercedes-Benz".

Mercedes-Benz Cars se encuentra en medio de la mayor ofensiva de producto de su historia y hasta 2020 lanzará doce nuevos vehículos que hasta ahora no estaban en programa.

La explotación de nuevos mercados es el segundo pilar de la nueva estrategia de crecimiento de Daimler.

"Nuestra tarea es desarrollar productos fascinantes, más seguros y más limpios (menos contaminantes) para la creciente necesidad de movilidad", dijo Zetsche.

Además, Daimler quiere ampliar las actividades en China y el desarrollo del automóvil eléctrico Denza junto con BYD.

La compañía alemana también prevé duplicar las capacidades de producción hasta 2015 en China hasta unos 200.000 vehículos, aumentar la red de concesionarios, este año en 100, y la refinanciación en el mercado de capital chino.

Mercedes-Benz Cars vendió en el primer trimestre 13,5% más de automóviles de las marcas Mercedes-Benz y Smart, impulsado por la demanda en China, donde Audi y BMW venden más.

Daimler, que ha lanzado en marzo el GLA, un nuevo clase C y una nueva berlina de la clase V, confirmó sus pronósticos de crecimiento para este ejercicio y prevé una notable mejora de las ventas, facturación y ganancia operativa.

En el segmento de camiones, Daimler centrará su atención en la India.

Zetsche calificó la situación de Daimler de "buena" y las perspectivas de "todavía mejor".

Daimler tuvo en 2013 un beneficio neto récord de 8.700 millones de euros, 28% más que en 2012 tras el aumento de las ventas.

La ganancia operativa (Ebit) del consorcio mejoró 22,7%, hasta el récord de 10.800 millones de euros, en el mismo periodo.

La facturación se incrementó el pasado ejercicio a 118.000 millones de euros, 3,2% más.

La dirección y el consejo de vigilancia de Daimler propusieron en la junta general de accionistas el reparto de un dividendo de 2,25 euros por acción, o un total de 2.400 millones de euros, frente a los 2,20 euros por título repartidos el año pasado.

El dividendo propuesto es el más alto que hasta ahora haya pagado Daimler, que quiere lograr una rentabilidad media sobre las ventas del 9 % en el sector automovilístico.

Las acciones de Daimler subían este miércoles 0,8%, hasta 70,46 euros, hacia las 13.00 horas GMT.

Además, Daimler va a mantener su programa de ahorro con el que quiere reducir costes en la división automovilística por 2.000 millones de euros y en la división de camiones por 1.600 millones de euros hasta finales de 2014.