Francfort. Daimler ha recortado de dos a uno los turnos de fabricación de su lujoso modelo Clase S de Mercedes-Benz en la planta alemana de Sindelfingen, debido a una menor demanda y hasta que la nueva versión esté lista para su lanzamiento a mediados del 2013.

"Los trabajadores que fabrican el Clase S serán reasignados a la línea de ensamblaje de la Clase C durante este periodo", dijo este miércoles la compañía, en una señal de que el mal momento del mercado automotriz europeo se está expandiendo a las marcas de alta gama.

Casi 8.000 autos Clase S menos se fabricarán en el cuarto trimestre como resultado de la decisión de Daimler, que fue acordada con el sindicato. El año pasado Mercedes-Benz vendió unos 69.000 autos Clase S, generalmente reconocido como su modelo más rentable y un favorito de los millonarios chinos.