La fractura hidráulica o fracking es un procedimiento de larga data que consiste en la inyección a presión de algún material en el terreno, con el objeto de ampliar las fracturas existentes en el sustrato rocoso que encierra el gas y el petróleo. Al principio se usaba nitroglicerina, luego ácidos y hoy, una mezcla de agua, arena y productos químicos. Estos últimos han estado en el ojo de los ambientalistas por su excesiva toxicidad. Daniel Taillant explica los alcances de estos riesgos.

AE: ¿Qué esperan de esta nueva YPF?

-Desde el punto de vista medioambiental siempre vamos a preferir que una empresa como YPF esté en manos del Estado. En teoría, el Estado debe velar por el interés público, y eso es lo que debería reinar. Entre dos productos similares, debería elegirse el menos contaminante, y eso es lo que podemos exigirle al Estado. Ahora, ¿cuáles son los riesgos de la industria petrolera y de cualquier industria extractiva? Simple, no existen controles ambientales. En la provincia de San Juan, por ejemplo, la subsecretaria de Gestión Ambiental depende de la secretaría de Minería, lo que es absurdo.

AE: Cuando se expropió YPF el viceministro de Economía, Axel Kicillof, habló de pasivos ambientales dejados por Repsol. ¿Cómo se evalúan estos pasivos?

-El pasivo ambiental hoy no figura entre las prioridades del sector extractivo; en cambio, en Estados Unidos se está debatiendo esto muy seriamente: la Agencia de Control Ambiental (EPA) está obligando a las empresas a que cuenten con un fondo fiduciario para contrarrestar el pasivo ambiental antes de extraer cualquier cosa, y deben hacerlo explicitando si la explotación será por cincuenta, cien o mil años. Nosotros hemos tratado de promover algo similar, pero en Argentina aún no se le da importancia al tema. Reiteramos: en tiempos modernos no podemos hablar de explotación sin resguardos.

AE: Miguel Galuccio y su planta ejecutiva deberán empezar a explotar Vaca Muerta vía fracking. ¿Qué opinan ustedes de esta técnica?

-No quiero ser alarmista, pero si queremos explotar Vaca Muerta tenemos que asegurar la transparencia de la información. A Miguel Galuccio no lo conozco personalmente, pero tengo buenas referencias de él por otros geólogos. Más allá de quién es él y de sus capacidades, el sector petrolero no ha sido muy bueno en materia ambiental. Creo que en esto no se puede confiar en las petroleras. La excepción era la British Petroleum, que intentaba cumplir con todas las normas, pero vea lo que le pasó en el Golfo de México... En este sector no hay nadie que demuestre preocupación por el medio ambiente.

AE: ¿Y con respecto al fracking?

-Los químicos que usan esta técnica, entre ellos, bactericidas, ácido bórico, tolueno, benceno, son altamente contaminantes; pero además, si no son usados correctamente, parte importante de ellos puede entrar a las napas subterráneas y contaminar el agua. Por eso hay preocupación en otras partes del mundo por este procedimiento.