El ministro de Petróleo y Minería y presidente de Pdvsa, Rafael Ramírez, puntualizó que US$14.700 millones fueron los daños a la industria petrolera originados por el paro petrolero de 2002-2003.

Ramírez detalló que la Ley Orgánica de Hidrocarburos detuvo el proceso de privatización de la industria petrolera, año en que entró en vigencia la normativa legal.

“El golpe de Estado fue una expresión violenta del imperialismo norteamericano-oligarquía contra el pueblo”, dijo en una entrevista al Circuito Radial Pdvsa.

Además, agregó que EE.UU. abiertamente estaba en una política de un desespero por asegurar importantes reservas de petróleo.