Excelsior.com.mx. En México el negocio de Avon atraviesa por una mala racha. Sherilyn S. McCoy, CEO de la compañía, reconoció que la desaceleración que vivió nuestro país afectó sus ventas, sin embargo, la principal caída del negocio en nuestro mercado se debió a “errores” en medidas operativas adoptadas por la firma.

“La desaceleración económica del país no fue la única causa de nuestros problemas, los errores que cometimos en torno a las acciones de contratación y de fijación de precios se vieron agravados por la presión económica a la baja”, reconoció la ejecutiva.

La ejecutiva acotó que “uno de los desafíos que tuvimos fue el motor de la contratación y la manera de asegurarnos de que tenemos suficientes personas que venden”.

Comentó que las ventas en México se contrajeron pues “después de un fuerte desempeño en los últimos años, los ingresos se desaceleraron en la última mitad de 2013. Los ingresos del cuarto trimestre bajaron 15 por ciento en dólares”.

Destacó que esto se debió tanto a un menor número de representantes activas, como a una disminución en las órdenes de productos.

Recuperación. En conferencia con analistas, detalló que el equipo directivo se centra en revertir esta tendencia negativa y, finalmente en conseguir que este importante mercado vuelva al crecimiento, aunque esto tomará algún tiempo.

La ejecutiva comentó que previamente el equipo de Avon se concentró en la retención de colaboradores, sin embargo, la captación de nuevas personas se quedó rezagada en la empresa, por lo que ahora se enfocarán al reclutamiento.

McCoy sostuvo que hay dos procesos fundamentales para la compañía en este momento, el de mercadotecnia y el de fijación de precios, principalmente tratándose de los mercados emergentes como México y Rusia.

“La tranquilidad que tengo es que sabemos cuáles son los problemas y lo que necesitamos”, aseveró.

Ajustes

Durante 2013 las ventas de la compañía fueron de nueve mil 955 millones de dólares, cuatro por ciento menos a 10 mil 405 millones de dólares de 2012. Según la compañía el año pasado el total de unidades vendidas se contrajo cinco por ciento, además la cantidad de representantes activas cayó dos por ciento de manera global.

En el periodo las pérdidas de la compañía se incrementaron 33 por ciento, al pasar de 38.2 millones de dólares en 2012 a una pérdida neta de 51.9 millones de dólares.

Cabe señalar que Avon, es considerada una compañía para la mujer, y es uno de los corporativos de belleza más importantes a escala mundial.

Al ser una de las compañías de venta directa más grandes del mundo, vende productos a mujeres a través de seis millones de representantes independientes.

Los productos de la empresa están disponibles en más de 100 países y la línea de productos incluye cosméticos, artículos para el cuidado de la piel, fragancias, ropa y productos para el hogar, con marcas reconocidas como Avon Color, ANEW, Skin-So-Soft, Advance Techniques y más.