Tegucigalpa. Una burla, así calificó la población la rebaja que dejó la Ley de 60 grados, pues las expectativas eran que su aplicación reflejara más bajas de precios semanales.

Además, los funcionarios de la Secretaría de Industria y Comercio (SIC) habían augurado rebajas de hasta 1,50 lempiras (US$0,07) por cada galón de combustibles sólo por la vigencia de la norma, a lo que se sumaría la rebaja por la variación reportada en el mercado internacional.

Hasta este miércoles, la Comisión Administradora del Petróleo (CAP) estimaba que las rebajas serían de 36 centavos para la gasolina superior, 60 centavos para la regular, 28 centavos para el queroseno y 44 centavos para el galón de diésel.

La primera decepción ocurrió la semana anterior con el anuncio de la nueva estructura de precios realizado por la Comisión Administradora de Petróleo (CAP).

Tanto el viceministro de Industria y Comercio, Juan José Crúz, como la directora de la CAP, Norma Rauda, habían anunciado rebajas para el consumidor final arriba de 1,50 lempiras por cada galón de combustibles.

Pues además de la aplicación de los 60 grados, se auguraron rebajas por efecto del precio internacional.

“Si hacemos la combinación con el tema de los 60 grados, habrá una rebaja en todos los combustibles de un promedio de 1,50 (lempiras) en cada uno de ellos (los carburantes)”, declaró el viceministro Cruz el viernes anterior por la mañana. Sin embargo, el reporte de ese mismo día en horas de la tarde dejó claro que los consumidores solamente pagarían 79 centavos de lempira menos por el galón de gasolina superior y 92 centavos de lempira menos por la gasolina regular.