La petrolera estatal uruguaya Ancap debe renegociar con bancos una deuda de unos US$300 millones de su petroquímica argentina Carboclor luego de que declaró la insolvencia de la planta, dijeron este jueves fuentes ligadas a las empresas.

El llamado "proceso de concurso" de Carboclor, iniciado el miércoles, es parte de las revisiones que viene haciendo Ancap para mejorar sus deficitarios números, que requirieron este año una capitalización del Gobierno por US$620 millones.

Carboclor, dedicada principalmente a la fabricación de solventes para gasolinas y a tareas logísticas y de la cual Ancap tiene el 74%, ha perdido dinero desde el 2013 y sólo este año US$14 millones.

La empresa adeuda al Banco Santander unos US$120 millones, un pasivo que automáticamente podría recaer sobre la petrolera uruguaya por condiciones contractuales, dijo a Reuters una fuente del Gobierno.

A esto se suma un pasivo con el Banco Itaú por casi US$150 millones, dijeron fuentes en Argentina vinculadas a Carboclor.

Ambos bancos han financiado importantes proyectos en Uruguay del Grupo Ancap, que agrupa a otras 16 empresas filiales y a través del cual el Gobierno importa los combustibles que se consumen en el pequeño país sudamericano.

"Hay una estrategia de negociación porque se quiere y tiene que pagar, además de cuidar la reputación. Ancap está trabajando concienzudamente y el control remoto lo tiene el Ministerio de Economía", dijo una fuente del Poder Ejecutivo.

El directorio de Ancap comenzó a hablar con los bancos en Buenos Aires desde hace semanas en busca de una solución.

"Pagar todo es complicado si (los bancos) exigieran acelerar el pago, pero están buscando un camino de renegociación", dijo otro funcionario con conocimiento de las operaciones.

Ancap hará frente en febrero al pago de una garantía de unos US$6 millones por obligaciones negociables emitidas por Carboclor, a lo que se sumaría un costo de US$15 millones ante el eventual cierre de la planta en la localidad de Campana en Buenos Aires, si no aparece un comprador a tiempo.

El documento que enumera las dificultades que llevaron a Carboclor a concurso menciona una resolución de abril del Gobierno del presidente Mauricio Macri por la cual la empresa ya no puede comercializar en Argentina uno de sus principales productos para gasolinas: el MetilTertButilEter (MTBE).

Ancap convocó públicamente en julio a interesados en asociarse o comprar Carboclor y, pese a que desde entonces recibió más de una decena de ofertas, ninguna se consolidó por considerarse insuficiente y no favorable.

Reuters buscó comunicarse con los accionistas privados de Carboclor para conocer su opinión y no tuvo respuesta inmediata. La petroquímica cotiza en la Bolsa de Comercio de Buenos Aires, donde el precio de sus títulos ha perdido cerca de 50 por ciento en los últimos dos días.

Ancap conseguiría ganancias este año por primera vez tras cinco períodos de pérdidas por inversiones millonarias para infraestructura y mantenimiento.

"Ancap está haciendo bien las cosas, la idea es parar la hemorragia con los negocios que no están funcionando, cerrando las (empresas) satélite si es necesario", dijo un alto funcionario del Gobierno.