La veloz declinación de la producción de crudo en el Lago de Maracaibo, la que fuera la principal zona de extracción en Venezuela, entorpece los esfuerzos de la estatal Pdvsa por reanimar su estancado bombeo en medio del boom de precios, dijeron fuentes de la industria.

Pese a que voceros del gobierno de Hugo Chávez han dicho que la producción se mantiene en torno a 3 millones de barriles por día (bpd), en abril habría caído nuevamente a 2,7 millones de bpd, según las cifras de exportaciones que reveló el ministerio en mayo.

"Más del 50% de la producción actual se concentra en nuevos campos, incluyendo el norte de Monagas, la Faja del Orinoco y las áreas costa afuera. En las zonas tradicionales, lo poco que se logra aumentar la producción, rápidamente se revierte", dijo a Reuters el presidente de la Asociación Venezolana de Contratistas Petroleras, Reneiro Contreras.

La Asociación calcula que de una capacidad de extracción de 1,2 millones de bpd, el Lago de Maracaibo y las zonas cercanas apenas están aportando unos 500.000 bpd, un fenómeno que aunque ha sido acumulativo se estaría acelerando.

Tanto Contreras como fuentes ligadas a las operaciones de Psvsa acusan trabas en el mantenimiento de los campos del occidental estado Zulia, donde el Gobierno de Chávez expropió a más de 70 contratistas en 2009 sin que hasta ahora hayan recibido compensación por sus activos.