Los Angeles. Dell estudia abrir una segunda base de producción en China dentro de una inversión que podría llegar hasta los US$100.000 millones en 10 años, con lo que se expandiría hacia la región occidental china, la zona menos desarrollada del país, pero de rápido crecimiento.

La nueva sede de manufacturas y ventas de Dell, en la ciudad de Chengdu, debería estar funcionando en el 2011 y con el tiempo dar empleo a unas 3.000 personas, dijo este jueves el tercer mayor fabricante mundial de computadoras personales.

Otras empresas extranjeras, desde Hewlett-Packard a Acer, han hecho recortes en los últimos años en el que ahora es el segundo mayor mercado mundial de computadoras personales.

Dell, que dice dominar el 9% de ese mercado, planea apoyar su expansión en el país contratando a 500 empleados en su actual base de operaciones de la ciudad costera de Xiamen, en el sureste.

Los ingresos de la compañía en China han aumentado 11 veces del 2000 al 2010, y han crecido un 52% en el último trimestre fiscal, según informó la empresa.

Incluidas contrataciones, investigación, construcción y adquisiciones de los proveedores locales, Dell estima que podría gastar más de US$100.000 millones durante la próxima década en su mayor mercado por ingresos fuera de Estados Unidos.