Delta Air Lines Inc reportó este jueves una ganancia mejor a la esperada para el cuarto trimestre, ayudada por el alza en las tarifas de viajes ejecutivos y una agitada temporada de traslados por Navidad, y pronosticó un desempeño aún mejor en el trimestre actual por la fuerte demanda por vuelos.

Los buenos resultados y pronósticos hacían subir sus acciones un 1,46% a las 1543 GMT.

La segunda aerolínea más grande de Estados Unidos es la primera en reportar ganancias después de un trimestre ampliamente positivo, en el que la mayoría de las aerolíneas subieron sus tarifas para compensar un alza en los costos.

"Ingresamos en 2018 con un impulso significativo y cada división está entregando positivos ingresos por unidad de pasajeros por primera vez en cinco años, impulsadas ​​por una fuerte demanda y mejores tarifas ejecutivas", dijo el presidente de Delta, Glen Hauenstein.

Sobre esta base, Delta elevó su pronóstico de ganancias para todo el año a entre US$6,35 y US$6,70 por acción, muy por encima de las estimaciones de Wall Street.

La ganancia neta de Delta para el cuarto trimestre cayó a US$572 millones, o 80 centavos por acción, en el trimestre finalizado el 31 de diciembre, desde US$622 millones, o 84 centavos por papel, del mismo periodo del año anterior.

Eso incluyó un cargo extraordinario de US$150 millones debido a cambios en el código tributario de Estados Unidos promulgado en diciembre. Delta dijo que la nueva ley fiscal reducirá su tasa de impuestos a entre 22 y 24% en 2018.

Excluyendo ese y otros ítems extraordinarios, Delta ganó 96 centavos por acción, por encima del promedio de 88 centavos por papel que esperaban analistas, según Thomson Reuters I/B/E/S.

Los ingresos operativos totales aumentaron un 8,3%, de US$9.460 a US$10.250 millones. Los analistas en promedio esperaban ingresos de US$10.130 millones.