La aerolínea estadounidense Delta Air Lines Inc reportó este miércoles una ganancia trimestral ajustada superior a la que esperaba Wall Street gracias a un aumento de los ingresos por pasajero y pese al impacto de cargos relacionados con el personal y contratos de combustibles.

Delta, que registró una pérdida neta trimestral, dijo que espera utilidades para el tercer trimestre.

En el segundo trimestre, Delta reportó una pérdida neta de US$168 millones, o US$0,20 por acción, en comparación con una ganancia de US$198 millones, o US$0,23 por papel del mismo lapso del año pasado.

Los ítems especiales sumaron US$754 millones en el trimestre, que incluyen un cargo de US$561 millones vinculado a coberturas de combustibles y uno de 171 millones en costos por términos de contratos voluntarios de personal.

Excluyendo esos ítems, las ganancias fueron de US$0,69 por acción. La cifra se compara con los US$0,68 por acción que esperaban analistas consultados por Thomson Reuters I/B/E/S.

Los ingresos operacionales subieron un 6% a US$9.730 millones, frente a los US$9.680 millones esperados por analistas. El ingreso unitario por pasajero, una importante medida de la industria, se incrementó en un 8,5%.

Delta, la segunda mayor línea aérea estadounidense detrás de United Continental Holdings Inc, ha reducido sus rutas hacia mercados menos rentables, retirado sus aviones de consumo menos eficiente de combustible y consolidado algunas instalaciones para recortar gastos.

La empresa con sede en Atlanta completó recientemente la compra de una refinería de petróleo en Pensilvania y se convirtió en la primera aerolínea en tomar una decisión como esa para lograr un mayor control de sus costos de combustible.