Pekín. La demanda de crudo implícita de China cayó un 0,4% interanual en junio a su nivel más bajo en 20 meses debido a que las refinería recortaron la producción y elevaron las exportaciones de combustible para reducir sus altas existencias.

China es el segundo mayor consumidor mundial de petróleo y sigue representando casi la mitad de la demanda incremental del mundo, si bien una desaceleración económica está reduciendo sus necesidades de combustible.

La demanda implícita de petróleo se redujo por segunda vez en lo que va del trimestre y eso rebajaría aún más los precios del petróleo, que hasta el momento cayeron cerca de un 20% desde los máximos alcanzados en el año.

China consumió 8,96 millones de barriles de petróleo por día (bpd) el mes pasado, la cifra más baja desde octubre del 2010, según cálculos de Reuters basados en datos preliminares del gobierno publicados este viernes.

Los datos también mostraron que el consumo de petróleo de China subió sólo un 2,2% interanual en el primer semestre, a alrededor de 9,5 millones de bpd. El consumo de petróleo subió un 6,3% en el 2011.

La demanda implícita se calcula sumando el procesamiento de crudo y las importaciones netas de productos petroleros refinados, pero omite cambios de existencias, que no suelen ser revelados en China.

Las refinerías disminuyeron la producción y elevaron las exportaciones de diésel para reducir sus inventarios desbordantes, causados por una falta de compradores y por pérdidas que resultaron de tres recortes de precios en los últimos dos meses.

Datos oficiales que también fueron publicados este viernes mostraron que la utilización en las refinerías de China cayó un 0,6% interanual en junio a 8,76 millones de bpd, el punto más bajo desde octubre. Esto marcó el tercer mes seguido de disminución.

El ritmo de junio bajó un 3%, o 270.000 bpd, frente a un ritmo de utilización de 9,03 millones de bpd en mayo.

La Agencia Internacional de Energía (AIE), en su último informe mensual, previó que la demanda total de petróleo en China subirá un 3,9% este año, o 363.000 bpd, a 9,76 millones de bpd.

Si se alcanza esa cifra, el incremento significaría que China representaría hasta el 45% del crecimiento de la demanda global este año, el equivalente a alrededor de 800.000 bpd.

La AIE proyectó que el crecimiento de la demanda subiría casi un 5% en el segundo semestre citando "un optimismo "cauto" en que las autoridades chinas proporcionarían medidas de estímulo económico suficientes para sostener ese ritmo.