Washington. La demanda estadounidense por crudo y productos de petróleo subió en un 5,3% en mayo desde un año antes, aunque se mantuvo relativamente baja comparada con niveles previos de consumo, dijo el viernes el Instituto Americano del Petróleo (API por su sigla en inglés).

Las entregas totales de petróleo en mayo, excluyendo exportaciones, promediaron 19,131 millones de barriles por día (bpd), 955.000 bpd más que el año previo, según el reporte mensual de demanda y suministro del API.

Las entregas domésticas para el mes fueron las segundas más bajas de la demanda petrolera estadounidense para mayo desde 1999, dijo el API.

La demanda de gasolina en Estados Unidos cayó en un 0,4% a 9,052 millones de bpd, el nivel más bajo en mayo desde el 2003.

"Este movimiento bajista (...) indica que la demanda de gasolina es más sensible a precios más altos y a efectos de la lenta recuperación económica que los destilados y combustible para avión, las cuales vieron crecer la demanda en mayo", dijo el economista jefe del API, John Felmy.

Las entregas de destilados, que incluyen combustible para calefacción y diésel, subieron en un 7,8% a 3,689 millones de bpd.

La demanda de combustible para avión en mayo trepó en un 8% a 1,446 millones de bpd, mientras que el uso de combustible residual subió en un 21,9% a 598.000 bpd.

Las entregas, que son un buen indicador de la demanda, son calculadas por el API para reflejar los productos de petróleo que salen de las refinerías y almacenaje para proveedores mayoristas y minoristas.

En el lado del suministro, las importaciones de crudo y productos de petróleo promediaron 11,656 millones bpd en mayo, un 0,8% respecto al año previo.

Las importaciones totales en mayo representaron un 60,9% de la demanda petrolera estadounidense, a la baja desde el 63,6% un año antes.