Una demanda por US$840 millones presentó la empresa Nuevo Mundo Holding contra el estado peruano por la intervención y posterior disolución que hicieron las autoridades sobre un banco de su propiedad entre 2000 y 2001.

La acción legal fue presentada ante el Centro Internacional para el Arreglo de Controversias Relacionadas con las Inversiones (Ciadi), del Banco Mundial y el monto requerido se calculó a partir de lo que costaría en la actualidad el banco Nuevo Mundo si no hubiese sido intervenido y posteriormente disuelto por las autoridades de la época.

En diciembre de 2000 el otrora Banco Nuevo Mundo cayó en morosidad ante la Cámara de Compensación –entidad que vela por la liquidez del sistema financiero–, situación que configura causal legal de intervención.

Registrada la demanda, las partes deben acordar la constitución del tribunal arbitral que se pronunciará sobre la competencia de la entidad en el proceso y, de ser positiva la respuesta, sobre el caso en sí mismo.

De acuerdo a El Comercio, fuentes no oficiales sostuvieron que el Ministerio de Economía –encargado de la defensa del Estado– se encuentra trabajando la formación de un equipo que enfrente la demanda, que sería hasta ahora la más alta presentada contra Perú.