Lago Agrio, Ecuador. Comunidades indígenas de Ecuador que demandan a Chevron Corp. por daños ambientales apelaron este jueves un reciente fallo que les otorga una indemnización de US$8.646 millones, argumentando que necesitan más recursos para limpiar la selva contaminada.

Chevron, por su parte, realizó un pedido de ampliación y aclaración del fallo, pese a que anunció que apelará la resolución legal y buscará que tribunales internacionales y Estados Unidos apliquen mecanismos para suspenderla.

La petrolera estadounidense heredó el litigio legal, que comenzó en 1993, cuando adquirió en el 2001 a Texaco, que operó campos en Ecuador conjuntamente con la estatal Petroecuador. Actualmente Chevron no tiene activos en Ecuador.

El juez Nicolás Zambrano determinó que la petrolera tuvo responsabilidad en la contaminación ambiental de territorios de comunidades indígenas durante su operación en Ecuador en las décadas de 1970 y 1980, por lo que fijo esa indemnización para remediar los daños.

Según las comunidades indígenas, el monto de US$8.646 millones no es suficiente para realizar una remediación ambiental efectiva en el área contaminada, que abarcaría unos 7,3 millones de metros cúbicos afectados por residuos tóxicos producto de la operación de la petrolera.

Además pide detallar en base a qué concluyó la existencia de daño ambiental y cómo determinó cada uno de los rubros que arrojan la suma de US$8.646 millones que se le ordena entregar a los demandantes para reparación ambiental.

"No tenemos una cifra económica. Se trata de una petición abierta", dijo a Reuters el abogado de los demandantes, Pablo Fajardo, al señalar que buscan más recursos para la recuperación económica de los pueblos afectados y limpieza de crudo vertido en carreteras de la zona de concesión.

El fallo del juez local incluye además de los recursos asignados para reparación de suelos y flora y fauna unos US$860 millones adicionales que serán entregados directamente a las comunidades indígenas.

"Este es un proceso sumamente largo, recién estamos en una primera instancia. Chevron va a utilizar todos los instrumentos que le permite la ley para ir difiriendo el tema", dijo Agusto Tandazo, analista de temas legales y petroleros, refiriéndose a la aplicación final de la sentencia.

Más información. Mientras se tramitan los pedidos de las partes tras el fallo de Zambrano la sentencia no puede ser ejecutada y llevaría mucho tiempo antes que las comunidades puedan ejecutar los planes de remediación.

Chevron, que calificó el fallo "ilegítimo e inaplicable", presentó su pedido en las primeras horas del jueves, confirmó la secretaría de la Corte Provincial de Sucumbíos, a Reuters.

La firma pide que Zambrano aclare afirmaciones respecto a la operación de compra de acciones de Texaco, según el documento presentado al que tuvo acceso Reuters.

El juez argumenta en el fallo que esa fusión habría constituido un mecanismo para evadir responsabilidades.

Además pide detallar en base a qué concluyó la existencia de daño ambiental y cómo determinó cada uno de los rubros que arrojan la suma de US$8.646 millones que se le ordena entregar a los demandantes para reparación ambiental.

Chevron "considera que la sentencia notificada (...) adolece de obscuridad en varias partes de la misma", agregó en el documento.

Los demandantes insistirán en que el juez tome en cuenta un informe especializado que determinó un monto de US$27.000 millones para la reparaciÛn ambiental, aunque ellos aspiraban a obtener hasta unos US$113.000 millones.

El juez conocería los pedidos a partir del lunes.

Fajardo reconoció que el nuevo capítulo en el millonario juicio podría llevar años hasta que se cumpla la sentencia.