Quito. Comunidades indígenas de Ecuador que mantienen un millonario juicio ambiental contra Chevron Corp. dijeron este martes que apelarán un fallo en su favor que un juez local emitió en la víspera, porque consideran insuficiente el monto que debe pagar la petrolera.

La justicia del país andino ordenó a Chevron Corp, que tiene su sede en Estados Unidos, pagar unos US$8.646 millones que deben ser colocados en un fideicomiso y usados para remediar los daños ambientales y sanitarios que habrían causado vertidos de la empresa.

Sin embargo, la cifra no es suficiente en opinión de los demandantes, que en el juicio habían pedido US$27.000 millones, cifra que incluye la reparación de los territorios contaminados aledaños a la operación de la empresa y compensaciones por daños a la salud de indígenas.

"Aún no sabemos exactamente cual será el contenido (de la apelación), todavía estamos analizando la sentencia. Pero el jueves presentamos la apelación en la Corte de Sucumbíos", dijo Pablo Fajardo, abogado de los demandantes durante una rueda de prensa.

"Para nosotros los US$8.000 millones que ha dictaminado el juez no significan una cantidad significativa para reparar los daños que cometió la compañía Texaco en la Amazonía", agregó Luis Yanza, representante del Frente de Defensa de la Amazonía.

Las comunidades indígenas ecuatorianas plantearon el juicio en 1993 en cortes estadounidenses y una década más tarde el proceso fue trasladado a Ecuador.

Los querellantes argumentan que Texaco, que fue comprada por Chevron en el 2001, vertió residuos tóxicos provocando daños a la salud y al medioambiente.

Correa se refiere a sentencia. El presidente de Ecuador, Rafael Correa, calificó de "importante" el fallo emitido por el juez local, Nicolás Zambrano, quien en su dictamen solicitó a la compañía pedir disculpas públicamente a las comunidades por los daños causados y así evitar que la cuantía fijada se duplique.

"Es el juicio más importante en la historia del país", dijo Correa a periodistas en la porteña ciudad de Guayaquil.

Chevron, por su parte, ha anunciado que apelará el fallo, cuya aplicación podría ser suspendida por medidas tomadas tanto por la justicia de Estados Unidos como por tribunales internacionales.

La empresa estadounidense operó en Ecuador entre las décadas de 1970 y 1980.