Asunción. La ANDE estuvo maquillando su contabilidad y sus pérdidas, denunció el ingeniero Nelson Cristaldo, técnico del sector eléctrico y asesor de la mesa energética que estudia el anteproyecto de ley que establece un marco regulatorio para el sector.

“A tal punto llega la caradurez de sus autoridades que ante un pedido oficial del Congreso envían datos maquillados. Ellos hacen figurar que sus pérdidas no superan los US$ 60 millones al año y para ello suman todas sus pérdidas en términos de energía y luego la multiplican por el costo de generación de Itaipú. Esto significa que se olvidan de incluir los costos de transmisión y distribución, que son precisamente los más altos, además de los costos operativos de la ANDE”, señaló Cristaldo en el programa Periodistas Económicos a través de ABC Cardinal.

“Es como intentar convencerle a un despensero a quien le robaron su yogur, que su pérdida es lo que costó la leche con la que se hizo el yogur y se olvidan del resto, que es el doble. En realidad, hoy día la ANDE, incluyendo solamente los costos de generación, transmisión y distribución, pierde según los cálculos más de 180 millones de dólares por año”, indicó el especialista.

Agregó que la ANDE requiere de un organismo regulador que proteja a los usuarios, puesto que es un inmenso despropósito mantener una estructura que tiene ese nivel de pérdidas que es generado por su ineficiencia.

Por su parte, Héctor López, presidente de la Asociación de Profesionales de la ANDE (Aproande) e integrante de la Mesa Intersindical del ente, sostuvo que la institución está así por la irresponsabilidad de gobiernos anteriores que no hicieron las inversiones en tiempo y forma, ni tampoco les dieron los recursos para brindar un buen servicio a los clientes. “Toda esa plata que son variables, son datos que se manejan a otro nivel. Es hora de que haya un sinceramiento de la tarifa de la ANDE, porque actualmente la categoría residencial está subsidiando a los clientes de media y alta tensión que son los empresarios, industriales y otros que pagan una suma ínfima por kilowatt hora de energía eléctrica que usan”, sostuvo el funcionario.

López dijo no conocer los argumentos del proyecto que plantea abrir el mercado eléctrico. Sin embargo, opinó que, por lo expuesto, antes se debería trabajar en un proyecto que establezca una política energética para el país, teniendo en cuenta la existencia de abundantes recursos hidroeléctricos.

Recordó que en su momento la ANDE fue la empresa pública más eficiente y lo que debería hacer el Estado es devolverle la autarquía.

El anteproyecto que plantea la reforma del sector eléctrico incorpora aspectos de la reforma española así como algunos ítems de la reforma chilena y abre muchas posibilidades para el desarrollo del sector, dando amplias libertades en todos los segmentos del negocio eléctrico. Al mismo tiempo, en términos de protección a los usuarios, se crea un organismo regulador puesto que la ANDE ha decaído en la calidad de sus servicios y los clientes no tienen dónde recurrir.