El consumo mundial de energía crecerá 49% o 1,4% interanual entre 2007 y 2035. Se estima que los países en desarrollo aumenten la demanda en 84% en ese período, mientras que los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (Ocde) o desarrollados crecerán cerca de 14%, según el más reciente reporte sobre las Perspectivas Internacionales de Energía 2010, procesada por el Departamento de Información de Energía de los Estados Unidos (DOE).

Reseña el documento que la recesión económica mundial que comenzó en 2008 y continuó en 2009 tuvo un profundo impacto en los ingresos mundiales y el uso de energía. Después de crecer a una tasa promedio anual de 4,9% desde 2003 hasta 2007, el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) se desaceleró a 3,0 % en 2008 y se contrajo 1,0% en 2009.

Del mismo modo, el crecimiento en el consumo mundial de energía se desaceleró a 1,2% en 2008 y luego disminuyó a una tasa estimada de 2,2% en 2009.

Los combustibles fósiles se espera que continúen siendo los de mayor uso a escala mundial, dada su importancia en el transporte y los sectores industriales de uso final. Sin embargo, DOE proyecta una disminución de los líquidos dentro de la matriz energética mundial de 35% en 2007 a 30% en 2035.

El gas natural aumentará el consumo mundial en 44%, a partir de 108 billones de pies cúbicos en 2007 hasta 156 billón de pies cúbicos en 2035.

En 2009, el consumo mundial de gas natural se redujo en un estimado de 1,1%, se estima que en el sector industrial cayó en en 6,0% como consecuencia de la recesión.

El sector industrial consume, sin embargo, en la actualidad más gas natural que cualquier otro sector de uso final, y en la proyección continúa como el mayor consumidor hasta el año 2035, cuando 39% del suministro mundial de gas se consuma con fines industriales.

La generación de electricidad es otro uso importante de gas natural en toda la proyección, se espera que su participación en el total del mundo aumente el consumo de 33% en 2007 a 36% en 2035.

En la ausencia de políticas nacionales y / o acuerdos internacionales vinculantes que limiten o reduzcan las emisiones de gases de efecto invernadero, se estima que el consumo mundial de carbón aumente de 132 cuatrillones de Unidad térmica británica (BTU) en 2007 a 206 cuatrillones de BTU en 2035, a una tasa media anual del 1,6%.

Gran parte del aumento previsto del consumo de carbón se produce fuera de la Ocde en Asia, que representa 95% del crecimiento total neto en el consumo mundial de carbón desde 2007 hasta 2035.

La creciente demanda de energía para impulsar la generación de electricidad y la producción industrial en la región se espera que se cumplen en gran parte por el carbón.