Bagdad. El ministro de Petróleo iraquí dijo el sábado que no ve impacto del masivo derrame de crudo de la firma BP en el Golfo de México en los actuales o futuros proyectos de Irak para sus gigantescos yacimientos.

BP ha prometido pagar por los daños causados por el peor derrame de crudo en la historia estadounidense y comprometió un fondo de US$20.000 millones para limpieza y otros costos relacionados con el desastre.

Hasta la fecha, sus costos han llegado a US$3.000 millones y los problemas financieros de la compañía han provocado especulaciones sobre una adquisición.

BP ha señalado que invertiría cerca de US$15.000 millones para desarrollar el enorme yacimiento de Irak en Rumaila, donde la gigante británica y su socia, la china CNPC, planean aumentar la producción a 2,85 millones de barriles de petróleo por día, desde alrededor de 1,066 millones de bpd.

"No vemos que el problema que está afectando a BP tenga un impacto sobre su trabajo en Irak, ya sea ahora o en el futuro", dijo el ministro de Petróleo Hussain al-Shahristani.

"Estamos totalmente confiados con el desempeño de BP para desarrollar Rumaila (...) El ritmo de trabajo continúa rápidamente y según el plan que acordamos con la compañía", señaló.

El miércoles, el presidente ejecutivo de BP, Tony Hayward, se reunió con un fondo de inversión estatal de Abu Dhabi, como parte de un pedido de efectivo para desviar posibles adquisiciones y ayudar a pagar un derrame de crudo.

Shahristani también dijo que el Ministerio de Petróleo de Irak está avanzando con procedimientos legales para llevar adelante un proyecto conjunto, llamado Basra Gas Co, con Royal Dutch Shell y la japonesa Mitsubishi, a fin de capturar gas en sus yacimientos del sur.

El ministro dijo que no podía comentar sobre cúando sería firmado el contrato final para el acuerdo multimillonario hasta que el gabinete lo apruebe el mes próximo.