Ocean Spring, EE.UU. Grandes manchas de espeso petróleo bañaron el domingo las costas de Misisipi, en la primera vez que se vio crudo en el lugar tras el derrame de la compañía BP en el Golfo de México que ha afectado partes del litoral estadounidense.

El petróleo llegó hasta dos playas turísticas en Ocean Srings, alrededor de 16 kilómetros al este de Biloxi, y a hasta una caleta usada por pescadores que es cercana a una marisma al interior del estado. Funcionarios de vida salvaje recogieron a un pelícano cubierto en crudo.

Funcionarios estatales y la Guardia Costera, que dijo que pronosticaba más crudo en la zona, estaban esperando que contratistas de BP iniciaran las labores de limpieza.

"No podemos limpiar o recoger petróleo hasta que BP llegue aquí. Ellos tienen a toda nuestra gente", dijo Earl Etheridge, portavoz del Departamento de Calidad Medioambiental de Misisipi.

"Queremos limpiar esto ahora. Quizás esto duplique los esfuerzos de BP pero nosotros no podemos hacer nada porque ellos tienen el dinero", manifestó.

Los esfuerzos por contener y limpiar el derrame de crudo están siendo manejados en conjunto por funcionarios locales, estatales y federales y financiados por la gigante energética, lo que ha llevado a la frustración de personas que viven en litorales y cuyas zonas están bajo mayor riesgo.

Los frágiles humedales de Luisiana han sido los más contaminados con el petróleo pero Misisipi había escapado de los daños hasta el domingo, aunque algunas manchas de crudo habían afectado algunas de sus islas cercanas a la costa.

El petróleo también llegó hasta la costa estadounidense del Golfo en Florida y Alabama.