Santiago. El desastre del derrame de petróleo que afecta al Golfo de México con todas sus consecuencias ambientales también a afectado a la industria pesquera de Estados Unidos, que sitúa pérdidas hasta el momento por unos US$2.400 millones, de acuerdo al jefe de la oficina comercial de Ecuador en Santiago, Antonio Ruales.

El golpe para el sector productivo también implica un duro golpe para la industria camaronera, que de acuerdo a  las primeras cifras, de acuerdo a Ruales, indican que la cantidad de capturas de la especie se ha reducido drásticamente desde el día del derrame.

“A esto se suman las restricciones para la pesca impuestas por la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos (NOAA, por sus siglas en inglés) lo que le ha asestado un profundo golpe a la industria pesquera norteamericana, que al momento se estima en US$2.400 millones en lo que va del año”, añade.

“Debido a esto, y como consecuencia lógica de esta situación, los precios de los camarones van a subir en los mercados internacionales”, puntualiza Ruales.

Camarones en Chile. La situación ocurrida en Estados Unidos a raíz del derrame de petróleo también ha generado consecuencias en la industria camaronera chilena.

El Jefe de la Oficina Comercial de Ecuador en Santiago explica que “la oferta mundial de camarón va a estar dirigida a cubrir la demanda de los países que más pagan por el producto y donde, debido a la situación, los precios están subiendo. Chile se verá afectado al tener que pagar más para atraer algo de la oferta mundial de camarones”.

Mayor demanda hacia otros países productores. Esto indica, agrega Ruales, que países que también se dedican a la crianza y cultivo de camarones, tengan un importante crecimiento por la demanda que se va a generar.

Centroamérica y países africanos que dan al Atlántico podrían suplir la extracción de camarones desde EE.UU.

“Dichas naciones se esforzarán por llenar el vacío dejado por Estados Unidos. Esta oferta podría venir desde Centro América y de países africanos de la costa del Atlántico”, señala.

No obstante, el experto manifiesta que, “preocupa mucho a la industria pesquera los reportes no confirmados de los investigadores, que mencionan que grandes cantidades de crudo se han extendido bajo la superficie. Esto nos hace pensar que los efectos pueden durar hasta tres años después del desastroso evento que representa el derrame en el Golfo de México”, recalca.

Juan Carlos Marín, gerente general de Empagran, única empresa ecuatoriana con filial en Chile, añade que “la demanda de camarón ecuatoriano en Chile se ha incrementado en los últimos dos años, y es de esperar que esta tendencia se mantenga en las vías del crecimiento", sostuvo.