Lima, Andina. El terremoto de 8.9 grados y posterior tsunami que sacudió a Japón, el pasado 11 de marzo, con miles de muertos y millonarias pérdidas, no afectará el dinamismo del mercado automotriz nacional, pues la importación de vehículos nuevos mantendrá su tendencia creciente este año, afirmó la Asociación Automotriz del Perú (AAP).

“Independientemente del país de procedencia, los grandes fabricantes poseen fábricas y ensambladoras en diversas partes del mundo, debido a la globalización de la producción”, indicó el presidente de la AAP, Edwin Derteano.

Sostuvo que las empresas japonesas no solamente producen en su país de origen, sino que también cuentan con instalaciones en otros lugares por cuestiones de competitividad.

“Así, Nissan tiene una planta en México, mientras que Toyota posee fábricas en Tailandia, Inglaterra y Brasil, lo que atenúa cualquier problema de desabastecimiento que se pueda presentar", refirió.

Asimismo, señaló que por lo general estas marcas cuentan con proveedores específicos por cada ítem o pieza de repuesto que comprende el automóvil.

"Estos proveedores no están en un mismo país. Ello les permite contar con diversas fuentes de suministro para atender la demanda, además de poder aliarse para superar cualquier problema de déficit de repuestos que se pueda presentar", comentó.

Además, destacó la capacidad de respuesta Japón ya que  es un país organizado, con mentalidad de superación, y si  bien en estos momentos puede estar muy afectado por el terremoto, es casi seguro que en el corto plazo la actividad económica japonesa retomará su dinamismo.

Con respecto a la posibilidad de que los precios de los vehículos de marcas japonesas registren alguna reducción, el presidente de la AAP sostuvo que ello responde a cuestiones especulativas.

"Es prematuro afirmar que los precios de estos automóviles vayan a bajar. Es cierto que podría presentarse algún deterioro de la moneda japonesa por los gastos que demandarán las labores de reconstrucción, lo cual repercutiría en un menor valor en dólares de los productos, pero no podemos afirmar si esto se trasladará al sector automotor", aseveró.

En el caso del mercado peruano, agregó, los márgenes de utilidad que manejan los representantes automotrices son pequeños con relación a otros países, además hay que tener en cuenta que en Perú también se comercializan vehículos de marcas chinas, lo que hace cada vez más competitivo el sector.