Caracas. Al sistema bancario venezolano no le afectará la medida que estudia el Senado de Estados Unidos a través de la cual sancionará a las empresas que mantengan negocios con Irán, incluyendo bancos, aseguradoras y también compañías de bienes y servicios.

Por lo menos así lo explican analistas financieros, quienes indican que, en caso de ejecutar operaciones bancarias para los últimos convenios que viene suscribiendo Venezuela con Irán, éstas se debieron realizar a través de bancos públicos. La acción, dicen, se limita a las empresas que operen en el país del norte.

Sin embargo, el internacionalista, experto en economía, Juan Carlos Sainz, aclara que todas las medidas de Estados Unidos se basan en las resoluciones del Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas (ONU): "Por lo que son de obligatorio cumplimiento para toda la comunidad internacional".

Añade Sainz que el Departamento del Tesoro de Estados Unidos es el encargado de ejecutar esas decisiones del Consejo de Seguridad.

Y, en ese sentido, para otros expertos del sector financiero, hay que seguir de cerca a la posible medida, sobre todo en cuanto a operaciones trianguladas entre los tres países (Irán, Venezuela, Estados Unidos), ya que la idea es evitar el lavado de dinero o financiamiento terrorista.

De hecho, la acción que se discute en el Senado es una medida de presión del Consejo de Seguridad contra la industria nuclear iraní.

Sainz explica que en el momento que un banco venezolano "triangule" con Irán y la transacción pase por Nueva York o un país que cumpla con las sanciones, esos fondos se congelarán y la entidad será registrada en una lista negra que le impedirá realizar nuevas operaciones con ese país.

"Este es el caso del Banco Internacional del Desarrollo, que ha sido documentado por el fiscal general del Nueva York por operaciones en violación del bloqueo", señaló.

Un porcentaje muy alto de las transacciones venezolanas se manejan vía Nueva York, señala el internacionalista; y agrega que una parte muy limitada vía Europa y una cantidad ínfima vía Asia.

Sin operación no hay sanción. Sainz recalca que los bancos que no ejecuten ninguna operación con Irán pueden estar tranquilos, sin embargo, con respecto al gobierno la situación es diferente.

"En un mundo teórico, Venezuela podría operar directamente con Irán sin que pasara nada". No obstante, la ONU tiene un comité de seguimiento que "tiene claro el bajo nivel de cumplimiento de Venezuela de las sanciones aprobadas en los últimos cuatro años", señala el especialista.

Sainz recuerda que estas últimas sanciones que hoy se plantean en el Senado de Estados Unidos pretenden que Irán cumpla con las normas de la Organización Internacional de Energía Atómica.

"Estas sanciones son duras y se van a aplicar, bien sea por una visión bilateral, es decir, un mecanismo aprobado por el Congreso de Estados Unidos, o por el Comité de Sanciones de la ONU", señaló.