Londres. Los precios del zinc tocaban el martes sus cotas más elevadas en más de una década, ya que los inversores que anticipan otro año de escasez y declive en los inventarios compraban el metal usado para galvanizar acero.

A las 1217 GMT, el zinc cedía un 0,3%, a US$3.374 la tonelada, después de tocar los US$3.400, su máximo desde agosto de 2007. El zinc trepó más de un 28% el año pasado, tras subir más del 60% en 2016.

"Los precios seguirán altos, ya que tenemos un déficit en el mercado que requiere un descenso de los inventarios", dijo Robin Bhar, analista de Société Générale, agregando que nuevos suministros procedentes de algunas pequeñas minas de Canadá y Australia no serán suficientes para equilibrar el mercado.

"El nuevo suministro y la destrucción de la demanda por la sustitución del zinc reequilibrarán eventualmente al mercado, pero podría tomar meses, si no años", agregó.

Société Générale estima que el déficit del mercado del zinc llegó a 350.000 toneladas el año pasado y este año, después de un déficit de 200.000 toneladas en 2016. Asimismo, calcula que la producción del metal refinado se elevará hasta los 14 millones de toneladas este año, frente a los 13,80 millones de toneladas de 2017.

China acapara cerca de la mitad de la demanda global de zinc. La guerra del país contra la polución redujo la producción local el año pasado y se espera que vuelva a recortar los suministros de nuevo este año. Las importaciones chinas superaron las 573.000 toneladas en los 11 primeros meses de 2017, un 43% más que el mismo periodo del año previo.

La escasez generó un declive de los inventarios en almacenes aprobados por la Bolsa de Metales de Londres, que con 180.250 toneladas han caído más de un 30% desde octubre. Las existencias en almacenes supervisados por la Bolsa de Futuros de Shanghái están en 77.383 toneladas, un 60% por debajo de marzo del año pasado.

En otros metales básicos, el cobre subía un 0,2%, a US$7.141; el aluminio cedía un 0,5%, a US$2.165; el plomo perdía un 0,3%, a US$2.595; el estaño operaba estable a US$19.995; y el níquel ganaba un 0,2%, a US$12.560.