El jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, destacó hoy que la construcción de la central hidroeléctrica multipropósito sobre el Río Neuquén, generará además energía y garantizará la provisión de agua en la región.

“Chihuido I es una obra muy importante, que tiende no solamente a generar energía sino también a garantizar la provisión de agua para consumo humano, riego y consumo industrial”, dijo Capitanich, y detalló que la obra, para la que ayer se presentaron cuatro ofertas económicas, tiene un presupuesto previsto de 14.938,3 millones de pesos (US$1.765 millones).

Asimismo, señaló que “tendrá altísimo impacto a nivel de empleo y bienes e insumos, que serán 74% nacional y 26% importados, e implicará un ahorro de 420 mil metros cúbicos de gasoil por año, el consumo promedio de 600 mil hogares”.

En la habitual conferencia de prensa en Casa de Gobierno, el funcionario agregó que la central “implica la perspectiva de generación de 637 megavatios con cuatro turbinas”, y que en el próximo año se prevé “un ingreso de 2.600 Mw adicionales al sistema”.

Detalló que “desde 2003 se han incorporado 9.000 Mw en distintas etapas, entre lo cual se destaca el avance de la central nuclear Atucha II”.

“Es trascendente también que el plan de expansión de la oferta eléctrica alcanza a 13.400 Mw para el período 2014-2025; la energía es un insumo fundamental para el desarrollo y progreso de un país”, concluyó.