México. El mercado de automóviles de México tiene una influencia "única" en América Latina, sobre todo en la producción y el ensamblaje, reconoció en entrevista a Xinhua el gerente regional para Sudamérica del departamento de pasajeros de autos de en JAC Motors, Jimmy Deng.

     "Es una ventaja única de este país en comparación con otros países de América Latina", resaltó el alto directivo de la empresa automotriz china, quien se encuentra en Ciudad de México, donde hace unos días se presentaron los dos modelos de camionetas compactas (SUV) que esta firma ensamblará en el municipio mexicano de Tepeapulco, del central estado de Guanajuato.

     Deng considera que desde el punto de vista geográfico, México es estratégico pues conecta a América del Norte y a América del Sur, "un hecho que ha reducido el costo de exportaciones de México a otros países".

     La compañía china está presente en México desde 2007, de la mano con su socio Giant Motors latinoamérica, y han tenido un éxito en el segmento de camiones ligeros.

La fabricante automotriz china ensamblará los modelos son el JAC SEI 2 y el JAC SEI3 en la planta de Tepeapulco, perteneciente a la Ciudad Sahagún, Guanajuato, donde se planea tener una producción de 10.000 vehículos en 5 años.

     Ahora, la intención de ambos es captar un nuevo nicho de mercado, principalmente el del segmento joven a través de sus camionetas compactas con características mexicanas, un proyecto ambicioso de 4.400 millones de pesos (unos US$231 millones), en el que van de la mano con una nueva sociedad con japoneses y como principal accionista Grupo Financiero Inbursa, propiedad del magnate mexicano Carlos Slim, considerado por la revisa Forbes como el cuarto hombre más rico del mundo.

     "La decisión se basa en nuestra investigación de mercado que ha continuado durante muchos años", precisó al explicar que la decisión de ahora abrir una planta en México es porque así "cooperamos con las empresa locales para que los consumidores locales sean más propensos a tener mayor confianza en nuestra marca y productos".

     Asimismo, reconoció que a lo largo del tiempo ha conseguido en México una solidez a través de productos de calidad por ejemplo camiones ligeros en las que ha contado con la cooperación de empresas como Navistar International.

     Asimismo refirió que desde hace 2 años las marcas chinas han logrado mayor atención y preferencia de los consumidores mexicanos.

     "Es un punto muy significativo, porque si los consumidores no aceptaran bien la marca de automóviles de China, tendríamos que gastar más energía y un mayor costo para mejorar la situación. Gracias al cambio de actitud de los consumidores, los costos de la empresa JAC se ha reducido", reconoció al asegurar que si bien durante mucho tiempo se tenía la idea de que los productos chinos eran de bajos precios y mala calidad, ahora es diferente.

      "Tanto las tecnologías como el diseño y la calidad de los productos de JAC, se han mejorado significativamente en los últimos años. Esto nos hace creer que los productos puedan satisfacer la demanda de los consumidores mexicanos", aseveró el directivo.

     Sostuvo que con la entrada de JAC en México serpa un factor positivo y un papel transformador pues dijo que los clientes tendrán ahora un nuevo abanico de oportunidades y podrán optar por otras marcas internacionales sin ser solamente estadounidenses o japones.

     Finalmente reconoció que el "mayor desafío que enfrentamos en el futuro cercano consiste en la aceptación de parte de los consumidores" y con ello, dijo, lograr "un cambio completo en su actitud hacia nosotros, hace falta hacer más esfuerzos para que ellos conozcan mejor los productos y la marca de la JAC".

     La fabricante automotriz china ensamblará los modelos son el JAC SEI 2 y el  JAC SEI3 en la planta de Tepeapulco, perteneciente a la Ciudad Sahagún, Guanajuato, donde se planea tener una producción de 10.000 vehículos en 5 años y generar unos 1.000 empleos directos y más de 4.000 indirectos.