La desvinculación del ex presidente del sindicato de la ex Pluna, Fernando Alberti, con la aerolínea, ocurrió a raíz de un sumario que la empresa inició al trabajador por rebajar el costo de pasajes para agencias de viajes con las que tenía vínculo. Eso le ocasionó a la ex Pluna pérdidas por unos US$200 mil en el período de ocho meses que duró la investigación.

Alberti acordó su salida con el pago de una indemnización, que según explicaron fuentes oficiales fue de US$250 mil, de los cuales cobró US$180 mil, y el empresario Matías Campiani, presidente de Leadgate -el socio privado que era dueño de 75% de las acciones en Pluna SA- le debe los restantes US$70 mil.

La desvinculación fue un arreglo entre privados, se explicó en el gobierno, por lo que la administración quedó sin posibilidad de fiscalizarlo. En el Ministerio de Trabajo no hay registro del despido.