Al margen de que los datos sean difundidos por fuentes oficiales o de estudios particulares, una cosa es segura: los venezolanos pagan hoy 30% más por los alimentos que consumen en comparación con diciembre de 2009. De hecho, el Centro de Documentación y Análisis Social de la Federación Venezolana de Maestros (Cendas) coloca el aumento de la canasta en 30,4%.

El informe del organismo acusa un alza de 1,1% en relación con los resultados de agosto, dato que coincide con los cálculos del Banco Central de Venezuela (BCV) en relación con el incremento de los alimentos el pasado mes.

Según los datos del Cendas -que mide los precios reales del mercado- ocho rubros de la canasta alimentaria aumentaron de precio en septiembre, y el café fue el segmento que mayor alza experimentó (9,1%), seguido de leche, queso y huevos (4,9%). Se destaca el alza registrada por el queso blanco duro, el cual se expende 97,3% por encima del precio oficial de Bs.F 23,92 el kilo (US$5,5).

Los otros rubros que subieron de precio fueron salsas y mayonesa (4,6%); pescados y mariscos (1,7%); granos (1,4%); carnes (1,1%); azúcar y sal (0,3%) y raíces y tubérculos (0,03%).

Por el contrario, tres grupos bajaron sus precios en forma significativa, lo que explica que el indicador general se mantuviera apenas por encima de 1%. Ellos fueron grasas y aceites (-3,4%); cereales (-0,7%); y frutas y hortalizas (-0,3%).

En cuanto al índice de productos básicos ausentes de los anaqueles, el estudio señala que uno de cada 10 artículos presenta fallas de suministro, estadísticas que coinciden con las del BCV.

Las fallas sensibles se observan en leche en polvo, sardinas en lata, margarina, azúcar, aceite y harina de trigo.

Por otra parte, el aumento de precio de la canasta alimentaria en septiembre (Bs.F. 28,36, equivalentes a US6,6) significa que cada familia de cinco miembros debe disponer de 2,1 salarios mínimos (Bs.F 1.223,89, es decir, US$284,9) para costearla, lo que significa que el salario mínimo sólo cubre 46,8% de la canasta.