Pasar al contenido principal
Detienen al ex banquero español Mario Conde, ícono de la corrupción de los 90
Lunes, Abril 11, 2016 - 09:10

El ex banquero español, protagonista de uno de los escándalos financieros más graves de la historia de España, fue detenido por la guardia civil española acusado de ocultamiento de bienes y servicios de capitales.

Conde, quien a principios de los años 90 se había convertido en un icono del éxito, en modelo de banquero y empresario, con vínculos con las grandes fortunas y la Corona, tenía aspiraciones políticas que se vieron frustradas con el escándalo Banesto.

El ex banquero fue un símbolo de la "cultura del pelotazo", de la España del dinero fácil -frase atribuida al ex ministro de economía socialista Carlos Solchaga-, pero él siempre defendió su inocencia y llegó a atribuir su "desgracia" a maniobras políticas.

De 68 años de edad, Conde fue arrestado junto a otras siete personas, entre ellas sus dos hijos, supuestamente por haber repatriado desde cuentas en Suiza, el Reino Unido y otros países, un total de 10 millones de euros, según informó la emisora Cadena Ser.

Se trataría del dinero que el ex banquero saqueó de Banesto, entidad que presidió desde 1987 hasta 1993, año en el que fue destituido por la intervención de la entidad financiera por parte del Banco de España, que en ese entonces presentaba un agujero de 2.700 millones de euros.

Por el "caso Banesto", Conde cumplió once años de prisión de los veinte a los que fue condenado en 2002 por el Tribunal Supremo español -que elevó su condena- por delitos de apropiación indebida, estafa y falsedad documental.

Salió en prisión en 2005 tras acceder al "tercer grado", al obtener todos los beneficios penitenciarios y debido a que había comenzado a devolver el dinero que robó de Banesto.

Aunque tenía que entregar 15 millones de euros, después de su excarcelación Conde no devolvió más dinero y siguió disfrutando de sus bienes, e incluso se aprovechó de un despiste judicial (no se ejecutó el decomiso de sus bienes que establecía la sentencia) para hipotecar algunas de sus fincas para que no pudieran ser subastadas.

Ahora, el juez de la Audiencia Nacional, Santiago Pedraz, lo investiga por la creación de un entramado de sociedades en el extranjero y en España, que estaban a nombre de testaferros, a través de las cuales se traía dinero al país de origen ilícito.

A raíz del operativo policial, que llevó a cabo la Guardia Civil junto bajo la supervisión de la Fiscalía Anticorrupción de la Audiencia Nacional, se bloquearon un total de veinte cuentas bancarias relacionadas con los hijos del ex banquero y otras personas relacionadas con él. También se realizaron varios registros domiciliarios.

"Yo no me llevé dinero porque no tenía necesidad. Mucho antes de entrar a Banesto era un tipo muy rico. Eso a la gente le cabrea (se enoja). Pero es que con 38 años, antes de entrar en Banesto yo tenía 14.000 millones de pesetas, míos", dijo en una entrevista publicada en el diario digital La Información el 26 de diciembre de 2013.

“Lo de Banesto no tuvo nada que ver ni con números, ni con cuentas, ni con bancos, ni con nada de nada. Eso ya lo sabe todo el mundo. Tuvo que ver con dos señores: uno que se llamaba Felipe González y otro que se llamaba Aznar (...) Llegaron a la conclusión de que iban a la baja y que había un señor que iba al alza", subrayó en otra entrevista con el programa televisivo "12 mujeres sin piedad" el 31 de marzo de 2012.

Después de recobrar su libertad se hizo accionista de la cadena televisiva Intereconomía, conocida en España por la defensa de posturas ultraderechistas y reaccionarias, y se convirtió en comentarista habitual el programa "El gato al agua".

Desde esa tribuna televisiva, en su aparición más reciente defendió la práctica de los ricos y poderosos que con ayuda de los bancos tienen cuenta en Panamá, como reveló la investigación internacional Panamá Papers.

"Tener una sociedad en Panamá o en otros sitios no es un delito. En las memorias de los bancos hay muchas empresas en paraisos fiscales. En la época de Banesto teníamos, están auditadas, y sus beneficios están controlados", sostuvo.

Autores

Télam