París. El ministro francés de Economía, Bruno Le Maire, advirtió este domingo que el Estado, que es accionista de Air France-KLM, no asumirá las deudas de la compañía, y lanzó una advertencia a los huelguistas, que a su juicio reclaman subidas de salarios "injustificadas".

En una entrevista al canal "BFMTV, Le Maire dijo que "el Estado no está para venir a salvar empresas que no hagan los esfuerzos necesarios de competitividad", al ser consultado por Air France-KLM, cuyo presidente, Jean-Marc Janaillac, anunció este viernes que dimitirá tras el revés en la consulta a los trabajadores que él mismo había convocado.

De hecho, dio un respaldo indirecto a Janaillac al apuntar que antes de que se desencadenara este conflicto, que se ha traducido en trece jornadas de huelga desde finales de febrero, la empresa iba "en la buena dirección".

El ministro pidió responsabilidad porque "la supervivencia de Air France está en juego", y se refirió de forma particular "al personal navegante, al personal en tierra, a los pilotos que piden aumentos de salario que están injustificados".

La empresa perdió 269 millones de euros (US$321 millones) en el primer trimestre, un 88,1% más que un año antes, lastrada en particular por las huelgas de Air France.

A su parecer, "cuando se tiene el nivel de remuneración actual de los pilotos y se sabe que la empresa está en peligro, no se piden reivindicaciones salariales tan elevadas".

Señaló que la prioridad ahora debe ser restablecer el diálogo social y la competitividad para poder afrontar la competencia internacional. "Si Air France no hace los esfuerzos de competitividad necesarios, Air France desaparecerá", subrayó el ministro.

El Estado francés es el primer accionista de Air France-KLM con un 14% del capital. La empresa perdió 269 millones de euros (US$321 millones) en el primer trimestre, un 88,1% más que un año antes, lastrada en particular por las huelgas de Air France. De hecho, cifró en unos 75 millones de euros (US$89,6 millones) el impacto negativo de su resultado de explotación entre enero y marzo.

Además, la dirección ha reconocido que las trece jornadas de huelga acumuladas hasta esta semana recortarán su resultado de explotación como mínimo en 300 millones de euros (US$358 millones) en 2018. Para la jornada de este lunes, Air France indicó que tiene intención de mantener "cerca del 85%" de su programa de vuelos.

La empresa afirmó un comunicado que garantizará el 99% de los vuelos intercontinentales de largo recorrido (los de más de tres horas), así como el 80% de los de medio alcance desde su base del aeropuerto Charles de Gaulle de París (básicamente los que conectan con destinos en otros países europeos y en la cuenca mediterránea). En cuanto a los vuelos interiores en Francia, se mantendrán el 87%, precisó.

Según las cifras de la dirección, para este lunes se han declarado en huelga el 14,2% de los pilotos, el 18,1% del personal navegante y el 10% de los trabajadores en tierra.