Hasta el momento Petropar no redujo la millonaria deuda que mantiene con Petróleos de Venezuela SA (Pdvsa).

Se habló primeramente de una “reingeniería financiera” para amortizar el pasivo, luego de que la estatal compraría bonos venezolanos para concretar  los pagos, pero hasta ahora no hay absolutamente nada nuevo al respecto.

Lo único que sí existe y va creciendo día a día es la deuda de unos US$265,5 millones, ante la falta de pagos y por los intereses que se computan.

Según el detalle del pasivo que mantiene la petrolera estatal con su par venezolana, la deuda está conformada también por operaciones ilegales que fueron realizadas por Petropar, y que incluso fueron suspendidas por una resolución de la Dirección de Contrataciones Públicas por ser totalmente irregulares.

Se trata de un “mono” que dejó el anterior titular de la estatal, Juan Alberto González Meyer, con las operaciones ilegales de flete y la utilización de combustibles en la mal denominada “reserva estratégica”, que en realidad servía para otorgar cupos irregulares de flete a una naviera amiga del actual gobierno, sin que la misma participe de la respectiva licitación.

En concepto de estas operaciones ilegales Petropar adeudó inicialmente a Pdvsa US$15 millones, lo que ahora trepó a US$18 millones, por los intereses de US$3 millones que se generaron.   

El monto inicial de la deuda de la petrolera estatal con la venezolana corresponde al contrato de suministro de combustibles, firmado en agosto del 2008 por Cíbar Granada, el primer presidente que tuvo Petropar en la era Fernando Lugo.  

Sin embargo, la actual administración de la petrolera, a cargo de Sergio Escobar, continúa repitiendo insistentemente que el millonario pasivo proviene del anterior gobierno, lo que no se ajustaría a la verdad.   

Hasta el momento la petrolera estatal apenas logró amortizar el año pasado unos US$20 millones, pero nunca más realizó ningún pago.

Sin embargo, cuando Petropar anuncia algún incremento al público en el precio del gasoíl, como se registró en  noviembre de 2011 y en enero último, siempre Escobar hace alusión a que se “ven obligados a subir los precios para amortizar su pasivo con Pdvsa”.