Río de Janeiro. Las deudas de 21 de las 27 empresas brasileñas que son investigadas por el escándalo de corrupción en la petrolera estatal brasileña Petrobras aumentaron 1.424 por ciento en los cuatro primeros meses del año, informó hoy la prensa local.

Los datos, publicados por el diario "Folha de Sao Paulo" con base en informes del Consejo de Petróleo y Gas de la Abimaq (Asociación Brasileña de la Industria de Máquinas y Equipamientos), apuntan que la deuda de las empresas en abril pasado a sus proveedores alcanzaba 411,5 millones de reales (unos 132,5 millones de dólares).

Del total de la deuda, 258,9 millones de reales (unos 83,3 millones de dólares) corresponden a equipamientos entregados y no pagados por parte de las empresas, mientras que el resto corresponde a la cancelación de encomiendas con pedido firme por contrato.

Las mayores deudas están vinculadas a la construcción de refinerías, entre ellas Comperj (en Río de Janeiro) y Abreu e Lima (estado de Pernambuco), principalmente con fabricantes de tubos, calderas, compresores y válvulas.

Las empresas deudoras son investigadas por su presunta participación en la red de corrupción en Petrobras, a través de la cual se desviaron miles de millones de dólares tras pagar sobornos para obtener contratos con sobreprecios con la estatal.