Milán/Detroit. Fiat dijo este miércoles que su deuda creció en alrededor de 1.000 millones de euros (US$1.356 millones) en el 2012, debido a que sus ventas en Europa cayeron un 14%, dejando a la automotriz italiana cada vez más dependiente de un fuerte crecimiento en Estados Unidos de su unidad Chrysler.

Mientras los directivos de Fiat intentan aumentar el gasto para sacar al mercado nuevos modelos en Europa y Estados Unidos, los inversionistas mantienen una estrecha vigilancia sobre las deudas de la firma, en busca de señales sobre la habilidad del grupo para invertir en productos que le puedan hacer ganar clientes en el futuro.

Fiat, que sufre de una fuerte crisis de ventas en Europa, dijo que no espera que cambien las condiciones de negocios en el 2013 desde sus previsiones anteriores, y que su región de origen "sigue presentando niveles importantes de incertidumbre".

La deuda neta de Fiat subió sobre un 18% a 6.540 millones de euros (US$8.810 millones) durante el 2012, un desempeño mejor que el esperado por casi todos los analistas.

Algunos de los nuevos gastos pudieron ser vistos este miércoles, cuando el presidente ejecutivo de Fiat, Sergio Marchionne, y el presidente John Elkann dieron a conocer una fábrica recién remodelada en las afueras de Turín, donde el fabricante de automóviles construye sedanes de lujo Maserati para la exportación.

Chrysler también está invirtiendo en nuevos modelos y dijo por separado que espera reducir el flujo de caja a US$1.000 millones en el 2013 desde un récord de US$2.200 millones en el 2012.

Chrysler venderá 16 modelos de Fiat y Alfa Romeo a través de su red de distribuidores en Norteamérica en el 2016.

La automotriz estadounidense planea introducir en el 2013 y 2014 ocho nuevos modelos o renovar considerablemente el mercado en América del Norte, incluyendo un modelo de Alfa Romeo y otro de Fiat.

Desde que salió de la quiebra en el 2009, Chrysler ha ajustado su línea y ha emergido como la principal fuente de fortaleza para Fiat, cuyas ventas han sido afectadas por la debilidad económica en Europa.

"Si bien estamos satisfechos de haber logrado sólidos resultados financieros en el 2012, la iniciativa que estamos llevando a cabo no está completa", dijo Marchionne en un comunicado.

Aumenta el efectivo. La liquidez total disponible para el grupo fue de 20.800 millones de euros, ligeramente superior a la cifra con la que finalizaron el 2011.

El monto en efectivo del grupo también es supervisado de cerca ya que Marchionne ha dicho que tiene la intención de aumentar la participación de Fiat en Chrysler desde su actual 58,5%.

Fiat dijo que su pérdida anual antes de intereses e impuestos en Europa, donde las ventas de automóviles están entrando en su sexto año de caída, fue de 738 millones de euros.

En tanto, las pérdidas en el cuarto trimestre en Europa antes de intereses e impuestos fueron de 165 millones de euros, frente a los 298 millones del mismo período del año pasado.

Las ganancias operativas del grupo en el cuarto trimestre fueron de 987 millones de euros, comparadas con los 1.000 millones de euros esperados por analistas.