Comisiones de la Cámara de Diputados de México aprobaron este sábado el dictamen para expedir las leyes de Ingresos sobre Hidrocarburos y del Fondo Mexicano del Petróleo para la Estabilización y el Desarrollo, que reduce la carga tributaria de la empresa estatal Petróleos Mexicanos (Pemex).

El dictamen, que también reforma diversas disposiciones de las leyes Federal de Derechos y de Coordinación Fiscal, fue aprobado en lo general con 22 votos a favor y nueve en contra por la Comisión de Hacienda, así como por 20 votos favorables y cinco adversos por la de Energía.

La discusión en lo particular, en la que se abordarán las reservas que puedan hacer los legisladores, se llevará a cabo en el pleno durante el período extraordinario de sesiones que se iniciará el lunes 28 de julio en la Cámara de Diputados.

Antes de los posicionamientos de los grupos parlamentarios, el secretario de la Comisión de Energía, Juan Bueno Torio, del conservador Partido Acción Nacional (PAN), aseguró que el dictamen fortalece las finanzas públicas y establece mecanismos claros para garantizar el mejor ingreso para la nación.

Con la Ley de Ingresos sobre Hidrocarburos, dijo, se concibe un nuevo régimen fiscal para Pemex, pues se reduce de manera notable su carga tributaria y se elimina el límite de costo que se le impone por barril de crudo.

Pemex, que tiene una carga impositiva total del 79% de sus ingresos, ha expresado su confianza en que la reforma energética promulgada en 2013 y sus leyes reglamentarias, actualmente en trámite legislativo, le permitirán transformarse en una empresa autónoma, moderna, competitiva y rentable para revertir sus resultados negativos.

De enero a junio pasados, la petrolera registró una pérdida neta de US$6.772 millones, 65,3% mayor a la acumulada en el mismo periodo de 2013, debido al descenso de la producción y a una pesada carga fiscal.

Asimismo, Bueno Torio explicó que con el dictamen aprobado este sábado habrá un impuesto a favor de las entidades federativas y municipios petroleros: el derecho de explotación de hidrocarburos.

"Es un derecho que pagarán las empresas por la ocupación que hagan de tierras en los estados en donde se está desarrollando la actividad productiva y que por esta actividad le paguen un derecho a los estados y a los municipios", abundó.

Diputados del gobernante Partido Revolucionario Institucional (PRI), de su aliado Partido Verde Ecologista de México (PVEM), de Nueva Alianza y del PAN se pronunciaron a favor del dictamen, mientras los izquierdistas Partido de la Revolución Democrática (PRD), Movimiento Ciudadano y Partido del Trabajo (PT) lo hicieron en contra.

El vicecoordinador de Movimiento Ciudadano, Ricardo Mejía, aseguró que este dictamen "esconde la privatización del petróleo y la pérdida de la renta petrolera" con tecnicismos que confunden al ciudadano.

El dictamen aprobado forma parte del paquete de leyes secundarias de la reforma energética de 2013 que serán abordadas por el pleno de la Cámara de Diputados durante el período extraordinario, que incluye otros cuatro dictámenes ya aprobados por el Senado.

La reforma energética es la más ambiciosa en la agenda de enmiendas constitucionales impulsadas por el Gobierno del presidente Enrique Peña Nieto dado que pone fin al monopolio estatal de la explotación del gas y el petróleo por primera vez en siete décadas.