La apertura económica del Perú a diversos mercados internacionales y el creciente desarrollo de muchas de sus industrias ha provocado el reconocimiento internacional de la buena salud de su economía. De allí el interés y éxito de ferias  como la ExpoPerú 2013, realizada en Chile entre el 18 y 20 de marzo pasado, lo que da cuenta del auspicioso momento. Sin embargo, profundizando en las cifras y en la proyección de su crecimiento, surgen detalles que preocupan a los actores del sistema.

David Lemor, presidente de la Comisión de Comercio Exterior, director de la Sociedad Nacional de Industrias (SNI) y uno de los actores fundamentales en la gestión del TLC con Estados Unidos, realizó una crítica respecto a la falta de competitividad y productividad del Perú, sumado al multimillonario déficit en infraestructura y la urgente necesidad de capacitar a la población.

-¿En qué estado se encuentra la industria peruana?

-La industria ha crecido a un promedio de algo más de 17% en la última década, y si bien continúa creciendo, estamos perdiendo algo de participación del PBI. Eso quiere decir que hay un potencial para un mayor crecimiento que necesita de ciertas políticas de Estado para fomentar e incentivar la producción industrial, con la generación que esta trae de puestos de trabajos formales dignos, con todos los beneficios que debe tener. Estamos trabajando en conjunto con el gobierno y con el ministerio de la Producción para un plan de desarrollo industrial que permita relanzar el crecimiento, que si bien continúa, debe aumentar su participación en el PBI.

-¿Cuáles son las industrias que muestran un mejor rendimiento?

-Entre las principales están la de textiles y confecciones, la de químicos, metalmecánica y agroindustrial, sectores muy dinámicos de la producción nacional que se han posicionado muy bien en los mercados internacionales que vienen creciendo en sus exportaciones y que tienen cobertura de los tratados de comercio. Actualmente tenemos tratados con 55 países, lo que significa que cerca del 95% de nuestras exportaciones van a países con los que tenemos tratados de preferencia arancelaria por acuerdos comerciales.

-¿Identifica debilidades, necesidades o desafíos para la industria peruana?

-En general, tenemos un reto que todavía no hemos vencido: el aumento de la competitividad y la productividad. La base es la educación; por ejemplo, estamos en Chile, en la ExpoPerú- Chile y en una rueda de negocios. Yo veo en Chile un nivel educativo que permite que haya una capacitación y una preparación del trabajador y de los profesionales, sobre todo en mandos técnicos y medios que en el Perú estamos en camino de lograr. La reforma a la educación es la base a ese reto que todavía tenemos para aumentar la productividad y la competitividad, así como el incentivo que deben dar las empresas y el gobierno a la innovación y a la transferencia tecnológica que estamos recibiendo de las nuevas inversiones que vienen. Creo que ese es el reto principal, aumento de competitividad, donde no solo participan las empresas, sino fundamentalmente el gobierno. Yo creo que el gobierno peruano no ha hecho todavía su tarea en aumento de la competitividad.

-En virtud de impulsar el crecimiento y superar estas debilidades, ¿qué tan grave es el déficit en infraestructura que tiene hoy el país?

-Ese es uno de los argumentos de la brecha de competitividad. En comienzos de la década del 2000 estimábamos la brecha en alrededor de US$25.000 millones. Hoy, con un crecimiento del PBI significativo, estamos en una brecha de US$80.000 millones. La economía ha crecido y la demanda lo ha hecho a un ritmo muchísimo mayor que las obras de infraestructura y ése es uno de los retos que tiene el Perú. Cómo hacer para que sean mas fáciles y rápidas las asociaciones publico privadas, porque finalmente las carreteras, los puertos y aeropuertos, una cadena de frío que no tenemos en Perú, son una necesidad urgente y a la vez una oportunidad, un potencial, un nicho donde hay interés; hay muchas empresas de todos los orígenes mirando para invertir en esto. Lo que tenemos que hacer es hacer más ágiles los procesos de inversión en infraestructura.

-¿Qué le parece el marco legal que rige para las industrias? ¿Cómo están afectando las posibilidades de negociación, en especial con las comunidades locales, los permisos y licencias ambientales?

-No solo en el Perú, en los nuevos proyectos mineros, de hidrocarburos o de plantas de generación hidroeléctrica, el tema de los permisos ambientales y las licencias de las comunidad es todo un tema, cada vez mas complejo a nivel mundial. Hay mucha presión a nivel de organizaciones internacionales que se oponen a la explotación de recursos naturales que en la práctica lo que hacen es condenar a los pueblos más pobres a seguir en la pobreza,. En Perú el cumplimiento de los estándares de cuidado ambiental, tanto nacionales como internacionales, es sumamente estricto. Quienes cometen un daño al medio ambiente o atentan contra comunidades son las actividades informales, y mientras se le pongan más obstáculos a los formales, ¡agosto! para los informales. Yo sí creo que ahí tenemos un obstáculo que debemos revisar en el Perú, real, que está demorando que se hagan efectivas inversiones en sectores tan importantes como la minería y los hidrocarburos. Los proyectos de inversión empiezan por desarrollar relaciones con las comunidades y el Estado debe convertirse en un facilitador de esta relación, para que luego cuando se inicie el proyecto e inclusive en etapa exploratoria, las comunidades ya tengan la certeza de que será sin hacer daño a sus recursos o medioambiente.

-¿Cómo evalúa el trabajo del gobierno de Ollanta Humala en cuanto a favorecer el desarrollo de las industrias?

-Creo que en general y no sólo en el gobierno del presidente Humala hay un déficit que lo arrastramos de décadas. Hemos dado grandes pasos en reformas estructurales en el Estado y en la economía peruana en muchos temas, como el manejo de la economía y el desarrollo de sectores estratégicos, pero el gobierno no ha hecho todavía su tarea en el aumento de la competitividad y la innovación tecnológica. Creo que ahí es donde tenemos que concentrarnos. Este gobierno tiene un discurso y tiene proyectos y planes que están ejecutando ministerios como el de la Producción, Energía y Minas, la Presidencia del Consejo de Ministros, pero no es suficiente. No estamos aprovechando recursos y cooperación internacional que existe y está disponible para mejorar en estos temas.

-Por último, ¿cree que le afectará al sector empresarial y comercial peruano el referendo marítimo con Chile en La Haya?

-Las relaciones, tanto entre empresarios, como el intercambio comercial y de inversiones entre Perú y Chile, están en una carretera de cuatro carriles muy bien mantenida. El referendo está yendo por una cuerda separada paralela, no está afectando en absoluto las relaciones comerciales. Espero que una vez zanjado, al poco tiempo, hayamos asimilado el resultado en ambos países y no tengamos ningún otro obstáculo que levante alguna suspicacia en el futuro para poder seguir por esta carretera. Lo que yo veo es que Perú y Chile están juntos en la APEC, son 50% de la Alianza del Pacifico, están juntos en el Transpacífico, tienen TLCs con la Unión Europea, Estados Unidos, con China, Japón, Corea, Singapur, abriendo los mismo mercados y estamos buscando sinergias para poder trabajar en conjunto. Hoy estamos hablando de encadenamientos productivos, de utilizar insumos uno del otro para agregarle valor y exportar a los países donde tenemos aperturas o preferencias comerciales.