Sao Paulo. La directora de la filial brasileña de General Motors, Denise Johnson, dejó el cargo tras sólo ocho meses en el puesto, período en el que la marca perdió participación de mercado en la mayor economía latinoamericana.

Jaime Ardila, presidente ejecutivo de la unidad sudamericana de General Motors, se hará cargo de la presidencia ejecutiva provisoriamente de la unidad brasileña, reveló la firma.

Johnson, una ingeniera con experiencia en diseño y relaciones laborales, deja General Motors tras 22 años "en búsqueda de nuevas oportunidades para su carrera", sostuvo Ardila en un comunicado en el sitio web de General Motors.

Bajo la administración de Johnson, la participación de General Motors en el mercado brasileño cayó a un 17,7% a comienzos de febrero, desde un 22% en enero del 2010, informó este miércoles el periódico local Valor Económico.

Justo antes de que Johnson fuera escogida como presidenta ejecutiva de la empresa en Brasil, General Motors había superado a la alemana Volkswagen AG como la segunda mayor automotriz en el país sudamericano, afirmó Valor.

La italiana Fiat SpA ha liderado por años las ventas de vehículos familiares en Brasil.