Londres. El directorio de la minera Xstrata apoyaría la próxima semana una oferta mejorada del gigante de las materias primas Glencore por US$34.000 millones, dijeron este jueves fuentes cercanas al acuerdo, aunque podría exigir algún requisito en algunos temas como la retención de personal.

Glencore, que ya es el mayor accionista de Xstrata con una participación del 34%, hizo su oferta original en febrero pero enfrentó problemas en junio cuando el segundo inversor mayoritario de la empresa, Qatar Holding, exigió un mejor acuerdo.

Al detallar la nueva oferta el lunes, Glencore dijo que los accionistas de Xstrata ahora obtendrían 3,05 papeles por cada título de la minera, en lugar de su primer oferta de 2,8 acciones.

Sin embargo, bajo la nueva propuesta su presidente ejecutivo, Ivan Glasenberg, asumiría el mismo cargo en la empresa fusionada a expensas de su par de Xstrata, Mick Davis, quien se habría quedado al menos por tres años bajo el acuerdo original.

En lugar de ello, Davis, quien ha liderado a Xstrata por más de una década, abandonará el cargo en seis meses.

"Todos acordamos que 3,05 es mejor, y si estaban contentos con 2,8, deberían estarlo con 3,05", declaró una fuente involucrada en el acuerdo.

"Pero todo el trabajo está en progreso. Hay mucha gente diciendo que esto es pan comido, pero la junta tiene una obligación (...) de asegurarse de estar cómodos la estructura (de poder) y de retener al personal operacional clave", agregó.

No quedó claro qué tipo de cambios podría pedir o exigir la junta directiva de Xstrata, pero una de las fuentes dijo que podría buscar garantías de Glencore para gerentes que considera clave. "Va a implicar más que solo una confirmación", remarcó.

Otra fuente dijo que los cambios podría estar relacionados con los paquetes de retención de Xstrata de más de 70 ejecutivos, aunque otros dijeron que era poco probable que eso se modificara.

Los temas operativos y administrativos son clave para Xstrata y son la principal preocupación de su junta directiva, según varias fuentes, ya que la minera está pasando de una década plagada de adquisiciones a una fase de crecimiento orgánico, que espera que reduzca sus costos y aumente su producción en un 50% para fines del 2014.

La junta de Xstrata tiene hasta el 24 de septiembre para decidir si aprueba o no la oferta revisada. Las ofertas hostiles son inusuales en la minería, un sector en el cual muchos de los grandes acuerdos y las megafusiones no han llegado a materializarse por una variedad de razones, entre ellos temas políticos y regulatorios.

La fusión entre Xstrata y Glencore sería el segundo acuerdo más grande en el sector hasta la fecha.

Varias fuentes dijeron que la junta de Xstrata -que se reunirá esta semana y la próxima mientras continúan las negociaciones entre directivos independientes y accionistas- aún no tiene tomada una decisión final, pero que llegaría a un acuerdo antes de la fecha límite del 24 de septiembre.

Los accionistas, en general, se han mostrado a favor de la oferta nueva de Glencore, pero Qatar, que ha respaldado la administración de Xstrata, todavía tiene que hacer pública su decisión. Esta semana expresó que estaba considerando su posición.

Los directivos independientes de Xstrata seguramente no se apresurarán a dar su aprobación, luego de haber sido criticados por avalar la oferta original de Glencore y un paquete de retenciones de más de 170 millones de libras esterlinas (US$274 millones) para 73 gerentes de la minera que muchos accionistas consideraron excesivo.

Después de la revisión que Glencore hizo de su oferta la semana pasada, los directivos dijeron que el ratio de cambio era "significativamente más bajo del esperado en una adquisición" y advirtieron sobre un "riesgo significativo" si Davis era reemplazado como presidente ejecutivo y si se alteraban los acuerdos de incentivos administrativos.

Al detallar la oferta revisada el lunes, Glencore adoptó un tono más conciliador del que tuvo en la primera propuesta del viernes, diciendo que la retención y los acuerdos de incentivo tenían que ser aceptables para los accionistas.