Pasar al contenido principal
Disminución de conectividad aérea en Uruguay podría afectar el turismo
Lunes, Agosto 6, 2012 - 18:11

El cierre de la aerolínea de bandera uruguaya Pluna encendió una luz de alerta en el turismo, el segundo rubro de ingresos de divisas al país sudamericano en 2011.

El cierre de Pluna, la aerolínea de bandera uruguaya que desde 1951 experimentó diversas formas de administraciones pública y privada, encendió una luz de alerta en el turismo, el segundo rubro de ingresos de divisas a Uruguay en 2011, con US$2.171 millones, y obliga al gobierno a poner sus fichas en la subasta de los siete aviones, pero también a buscar alternativas que aseguren la conectividad.

Si bien la mayoría de visitantes son argentinos (58% el año pasado), y pueden llegar a Uruguay por tierra o mar, uno de cada cinco turistas que recibió Uruguay en 2011 llegó en avión.

Pluna, a pesar de las pérdidas escandalosas y agujeros negros de deudas incontrolables, había incrementado sus frecuencias y, junto a la llegada de más aerolíneas de la región, aseguró una conectividad importante que daba salida e ingreso de personas desde Carrasco.

Operadores del mercado turístico siguen con incertidumbre el futuro de la temporada, y advierten que el impacto está casi asegurado, sobre todo si se toman otros factores de riesgo, como restricciones monetarias en Argentina impuestas por el gobierno de Cristina Fernández.

“Hay tanta incertidumbre que estamos un poco perdidos todos”, dijo el presidente de la Asociación Uruguaya de Agencias de Viaje (Audavi), Sergio Bañales.

El representante de los propietarios de agencias de viaje entiende que el “problema” de la conectividad, tras el cierre de Pluna, “ya está instalado”, y estima que Uruguay no se lo “sacará de arriba por un buen tiempo”.

Entre otras distorsiones actuales, y sin solución clara a futuro, se encuentran las conexiones al aeropuerto de Ezeiza y las frecuencias a Aeroparque (Buenos Aires) desde Montevideo, el denominado “puente aéreo”, que permite, a su vez, las diferentes conexiones de turistas, tanto para salida como para ingreso a Uruguay.

Sólo Pluna realizaba 43 frecuencias semanales a Aeroparque, lo que representaba un negocio redondo para su plan. Las 14 frecuencias semanales de Pluna al aeropuerto Guarulhos, en San Pablo (Brasil), eran también claves por las conexiones que permitía a los turistas.

Entre agosto y septiembre (mes cuando se realizará la subasta de los siete aviones de la ex Pluna) comienzan a registrarse reservas de pasajes y paquetes turísticos al exterior, y consultas de turistas que van a llegar a Uruguay en fin de año y la temporada de verano.

En el gobierno, por su parte, se reconoce la preocupación por la falta de conectividad, aunque existe optimismo por el resultado de la subasta de los aviones, paso previo a la presunta instalación de una nueva aerolínea de bandera que cubra las frecuencias de Pluna, en reserva por el Estado.

El subsecretario de Turismo, Antonio Carámbula, admitió que la conectividad “es un problema”, porque Uruguay la había “mejorado mucho” en los últimos tiempos. Sin embargo, agregó que el principal mercado sigue siendo el argentino y en segundo lugar el sur de Brasil, “el grueso de los turistas van a tener la posibilidad de llegar sin problemas”.

“Más allá de esa situación, estamos preocupados por el tema de la conectividad y por eso estamos trabajando de una forma proactiva. No te voy a decir que no lo miramos con preocupación, por supuesto que lo hacemos, pero tampoco tenemos una visión muy complicada para la temporada”, insistió Carámbula.

El Ministerio de Turismo mantiene reuniones y contactos con aerolíneas de la región, para intentar que aumenten sus frecuencias hacia Montevideo.

Según informó Carámbula el lunes pasado al Consejo de Ministros, las conversaciones con la aerolínea chilena LAN para que sume una frecuencia a sus tres semanales de la actualidad están avanzadas, en tanto que tiene previsto un viaje a Brasil para hacer algo similar con aerolíneas de ese país.

Por otra parte, la cartera sigue adelante con la atención a los turistas afectados por el cierre de Pluna. De acuerdo a las estadísticas que maneja el gobierno, llegaron 3.000 denuncias por parte de personas que compraron boletos por internet y en ventanilla.

También el lunes, finalmente, el gobierno difundió cifras del turismo correspondientes al primer semestre de 2012. Según los datos oficiales, en ese período ingresaron al país menos turistas: 1.579.519 contra 1.595.614 del año pasado.En divisas, los números marcan que ingresaron a Uruguay US$1.346 millones en el primer semestre de este año, lo que determina 1% más respecto al mismo período de 2011.

Autores

OBSERVA.COM