Colombia sufrió daños en más de 120 mil hectáreas de bosques el pasado año, como resultado de la minería ilegal y la tala indiscriminada, entre otros actos de depredación, alertaron este domingo expertos.

Los mayores estragos ocurrieron dentro de la Amazonía, considerado el principal pulmón del mundo, reveló un informe del ministerio de Medio Ambiente.

Según el titular de la cartera, Gabriel Vallejo, la minería ilegal provoca perjuicios considerables al entorno, al devastar árboles, arruinar los suelos y todo lo que encuentra a su paso.

Otros de los factores que inciden en la deforestación son el desmonte despiadado de vegetación, así como el desarrollo de la agricultura sin planes adecuados de manejo o protección del medio ambiente.

Las selvas de la región andina, caribeña, pacífica y el eje de la Orinoquía sufren igualmente por esos flagelos, indica Prensa Latina.

De acuerdo con pesquisas del sistema nacional de monitoreo de bosques y carbono, los focos de tala están concentrados en zonas claves para preservar la biodiversidad del país.

El reto principal está en contener la deforestación en la Amazonía, donde es preciso emprender una labor intersectorial, añadió Vallejo.

Al referirse a las acciones para revertir la situación de deterioro, explicó que tales esfuerzos resultan respaldados por proyectos locales y otros que disponen de financiamiento proveniente del Fondo Global para el Medio Ambiente, Noruega y Alemania, principalmente.

Colombia está considerado el segundo país más rico en especies del mundo, una de cada diez variedades de la fauna y la flora habitan en la nación sudamericana.

Su territorio abriga a más de medio centenar de parques nacionales y a cinco Reservas de la Biosfera.